¿Cómo sería un mundo sin dinero?

Jorge DS
Jorge DS
Mar 1 · 5 min read

Cuando comencé a trabajar para sindinero.net hace dos años y cachito mi primera tarea fue escribir artículos sobre diferentes temas y personas. En la lista que me dieron había nombres como Raphael Fellmer, Daniel Suelo, Mark Boyle, Heidemarie Schwermer y otros que jamás en la vida había escuchado.

Uno de los artículos llamó particularmente mi atención. Decía que escribiera ¿Cómo sería un mundo sin dinero? Mi primera reacción fue pensar (con un aire pedantón) que el proyecto de sindinero.net era utópicos y con un olorcito a newage. Pensé que iba a ser un proyecto que hacía una apología de la pobreza desde una ciudad rica, a saber Amsterdam. Pronto me di cuenta que era lo contrario.

A diferencia de los otros artículos para los cuales tenía que investigar, las instrucciones para escribir sobre cómo vivir sin dinero eran diferentes:

“Escribe, desde tu punto de vista, con tus ideas, palabras, experiencia y razonamientos, como quieras ¿Cómo sería un mundo sin dinero? “

La pregunta era tan simple, pero tan fuera de mis esquemas clasemedieros que dejé ese artículo para el final.

Pasaron las semanas, pasaron los meses. Pasó un año, luego dos y la pregunta quedó enterrada en el olvido, bien en el fondo de la lista de tareas de nuestro GitHub (sí, los admins del blog son computer geeks).

Al poco tiempo me quedó claro que la pregunta de pensar un mundo sin dinero no era para nada simple.

En otoño del 2018, tomando una cerveza con Robino, uno de los administradores y creadores de sindinero.net, me propuso escribir una serie de artículos sobre economías solidarias y economía del don. La idea de escribir esos artículos era hacer un libro al final del proyecto.

En cuanto escuché la propuesta, la pregunta que había enterrado resurgía desde las profundidades del olvido. Era como si el maldito principito de Saint-Exupéry, quien no renunciaba nunca a las preguntas, me persiguiera porque quería saber cómo sería un mundo sin dinero.

Y pues aquí está: este es el primero de una serie de artículos que publicaremos semana con semana y que intentaremos dar respuesta a esa pregunta.

Preguntas que rompen esquemas

Pensar un mundo sin dinero, sin moneda fiat, el dolar o cualquier moneda similar, implica pensar en muchos temas, pero principalmente la forma de producción, distribución y consumo de bienes.

El ejercicio de imaginar un mundo sin dinero no es solamente crear paraísos utópicos. Eso se ha hecho y de manera mucho más elocuente que lo que yo escribo ahora. Por ejemplo los clásicos Los desposeídos de Ursula Le Guin o Noticias de ninguna parte de William Morris

El chiste de pensar un mundo sin dinero es tomando en cuenta cuáles serían las condiciones para que ese mundo funcionara, partiendo de las condiciones actuales del mundo. Haz el ejercicio.

Imagina qué tendría que cambiar. Qué podría seguir igual. Quizá después de unos instantes de pensarlo, te vas a dar cuenta de que es necesario reorganizar nuestras formas de producción, distribución y consumo de bienes para que ese mundo sin dinero pudiera funcionar.

Quizá también la primera idea que se te venga a la mente es sustituir el dinero por trueque. Quizá utilizando un sistema de créditos o alguna forma que permita cubrir todas las necesidades. Sin embargo, quizá te darás cuenta pronto que el trueque podría resultar insuficiente para satisfacer algunas necesidades básicas.

Mientras más vueltas le das a la pregunta, te vas dando cuenta que al ser el dinero el medio de intercambio, el medio que se utiliza en un modelo capitalista de mercado no puedes cambiarlo o prescindir de él sin modificar lo que media, es decir gran parte de nuestras vidas.

En este sentido, si queremos pensar en un mundo sin dinero también es necesario pensar para qué lo usamos, y, aún más básico, qué diablos es.

¿Qué es el dinero y para qué lo usamos?

En corto: El dinero es una convención, no más. Hoy día, eso que conocemos como dinero, llámalo euro, dolar, peso, libra, o lo que utilices en tu país, es una forma de moneda fiduciaria o moneda fiat. Y resulta que la moneda fiduciaria no tiene ningún valor material, su valor radica solamente en la confianza que se tiene en la entidad que emite esa moneda.

Hace unas décadas, el dinero contaba con un respaldo en metales preciosos, principalmente el oro. Sin embargo, en 1971 eso cambió con Nixon, quien terminó con el sistema de respaldo en metales preciosos del dólar, dando lugar posteriormente al mercado de divisas, uno de los mercados más lucrativos del planeta.

David Graeber explica en su libro Debt: the First Five Thousand Years (aquí la versión en español), que el dinero ha servido para regular un sistema de deudas. Como convención sirve entonces para regular promesas de pago que a su vez regulan las formas de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

En un primer vistazo, el dinero no representa ningún problema. Se puede pensar como una tecnologia inocua que facilita el intercambio.

El problema comienza, precisamente, cuando esas deudas llegan a deshumanizar a las personas. Cuando alguien se convierte en esclavo para pagar sus deudas. Cuando esas deudas se pueden borrar para los poderosos y los bancos, pero no para las personas normales. Cuando alguien tiene que trabajar 12 horas para mantener a su familia y para pagar sus deudas. En pocas palabras, el problema del dinero está cuando éste, o sea la deuda, se convierte en un instrumento de dominación y explotación (en los siguientes posts entraremos más en detalle. De momento basta con mencionar esto).

A qué viene todo esto: ¿Qué tiene que ver esto con la pregunta inicial?

Para pensar un mundo sin dinero es necesario pensar en formas alternativas de producir, distribuir y consumir los bienes y servicios que necesitamos para llevar una vida digna. Como ya se dijo, el tema del dinero es como una muñeca rusa (recomendación: vean Russian Doll) en la cual están anidados otros temas.

Podríamos decir, así al aire, que para que un mundo sin dinero funcione, necesitaríamos cambiar nuestros presupuestos. Comenzando con la idea de confianza, comunidad, individualidad, pensar nuestras necesidades, pensar si producimos para satisfacer esas necesidades o creamos necesidades de acuerdo a lo que se produce, cómo consumimos bienes, y muchas otras cosas.

Pero y luego ¿Qué? ¿Cuál es la respuesta a la pregunta inicial, cómo sería un mundo sin dinero?

La respuesta es… que la pregunta tiene muchas respuestas, pues hay muchas formas de organizar un mundo sin dinero. Y este proyecto se trata precisamente de eso: Hace un viaje por las diferentes iniciativas y sociedades que por elección o por necesidad han tenido que organizar su producción, distribución y consumo de manera paralela, alternativa o contra la economía de mercado capitalista que utiliza como medio de intercambio el dinero fiat.

Esas alternativas las podemos situar en la categoría de economía solidaria y economía del don.

En la siguiente serie de artículos vamos a presentar estos proyectos y vamos a estar publicando sobre cómo son algunos mundos sin dinero. Es decir, cómo son las economías solidarias y particularmente cómo son las economías del don.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade