Decisiones en 1, 2, 3


Este es uno de esos post que surjen de una inspiración momentánea. Justo hablaba con una amiga y su necesidad de tomar decisiones rápido al respecto de su vida. Ella, como muchos de nosotros nos frustran estos momentos y la duda toma rol importante en este momento. Nace la pregunta, entonces ¿cómo tomar rápidas y acertadas decisiones en cualquier aspecto de nuestra vida?

En este pequeño post, te comparto tres pasos, muy prácticos para cuando te enfrentes a un momento similar.

Uno — Para y piensa: miles de ideas vienen a la mente, pedimos consejo a amigos y familiares, buscamos respuestas en google, etc. Pero qué mejor que parar, respirar profundo, pararte de tu silla, salir a tomar aire fresco, ir por un café y pensar, solo pensar al respecto. Ahí te encontrarás contigo mismo, seguro ya has pasado por una situación similar y tienes la respuesta en ti, pero no eres capaz de verla.

Dos — Hazte las preguntas correctas: he aquí el momento de cuestionamiento. Si son decisiones trascendentales, no vale hacerse preguntas cortoplacistas, sin sentido, etc. Debes hacer preguntas fuertes, profundas, preguntas que de verdad te hagan ver las cosas out-of-the-box.

Tres — Qué pasaría sí: Una vez te has tomado el tiempo de pensar y hacerte las preguntas correctas, es el momento de los escenarios. Preguntate qué pasaría si hago esto, si hago aquello, qué sería lo más malo o lo más bueno que puede pasar sí. Esto te dará un fin de la historia sin haberla empezado, lo cual te ayudará a ver con claridad dónde quieres estar.

Espero que con este pequeño consejo, muchas cambien en tu vida. No olvides, uno, dos, tres.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.