Mother (Reseña express)

Aronofsky es un genio que siempre empuja las barreras de las expectativas y sabe cómo hacernos sentir muy incómodos. Ya sea con imágenes brutales que corresponden a las más oscuras faceta del ser humano, mareándote hasta hacerte desear estar lo más lejos posible del bello rostro de Jennifer Lawrence o simplemente decepcionándote por qué nunca llegaron los terroríficos sustos que esperabas. Todo lo logra, sin importar tus espectativas, en una de mis películas favoritas de este año.

Para muchos pudiera ser una película muy compleja, desagradable o confusa, a mi parecer es sencilla, poética y redonda. Por esa amplia gama de reacciones del público creo que bien puede considerarse una obra maestra, con tomas ya características de la filmografía del director y unas actuaciones impecables hasta de personajes secundarios cómo Michel Pfeiffer y Ed Harris.

(SUPER SPOILER alert) A mi parecer la película es la historia bíblica de la humanidad, desde la perspectiva de la naturaleza (cómo protagonista) y su relación con Dios. Dios es creador, y adora a su primera creación la naturaleza (Flora Fauna y elementos, representados por Lawrence), sin embargo su amor es mayor por el hombre, quien, pese a traicionarlo y ofenderle continuamente, siempre tiene su perdón y acogimiento. La casa es el planeta tierra, el cual, pese a tener todos los cuidados de la naturaleza, está siendo destruido por el hombre. Vemos cómo Dios perdona y ama continuamente. El hombre es ignorante, ambicioso, viceral, abusa de la confianza de Dios y termina por destruir el planeta y la vida misma. Tan tan.