¿Debería impulsarse el uso de un solo idioma a nivel global?

Hace unos días tuvo lugar en Córdoba el Torneo de Iniciación al Debate III Culturas en Córdoba. Este torneo, en el que ya tuve la oportunidad de participar y la suerte de ganar en 2012, va destinado a los chicos que llevan menos de un año en debate, y este año he sido el formador de uno de los cuatro equipos que mi universidad enviaba al torneo. El tema a debatir, tal y como reza el título del post, era:

¿Debería impulsarse el uso de un solo idioma a nivel global?

Tras haber preparado ambas posturas, a favor y en contra, me gustaría mostrarte la conclusiones a las que he llegado. Obviamente, y como supongo que ya habrás deducido, mi intención primera es invitarte a que comentes al final del post cuál es tu opinión al respecto, ya estés de acuerdo o no conmigo.

En pocas palabras, yo estoy completamente a favor de que se debería impulsar un solo idioma a nivel global. Teniendo en cuenta la formulación de la pregunta, en ningún momento se nos dice ni que sea un idioma único para todo el mundo ni que, a nivel nacional, cada páis pueda impulsar el idioma que considere oportuno, como podría ser el idioma materno.

Antes de empezar a argumentarte mi opinión, considero oportuno definir los términos que la pregunta entraña. Para ello me baso en la definición que la RAE nos ofrece. Estos términos son “impulsar” y “usar”:

  • Impulsar: inducir o estimular a alguien a realizar una acción.
  • Usar: hacer servir una cosa para un fin determinado.

Una vez tenemos la definición de los términos del debate, cabe hacer una reflexión sobre el tema. La pregunta habla de impulsar, no de inculcar o forzar el uso de un solo idioma, y habla a nivel global, es decir, no implica que a nivel nacional cada país pueda impulsar y fomentar su propio idioma, que es la piedra angular de la cultura de un país.

Dicho esto, el primero motivo por el que considero que sí se debería impulsar un solo idioma a nivel global es por el simple hecho de que ya se está haciendo. Claro ejemplo de esto es el inglés. El inglés, a pesar de ser conocido como “el idioma de los negocios”, es un idioma que convive perfectamente con los idiomas nativos de cada región. No estoy diciendo que tenga que ser el inglés el idioma global, pero sí es un ejemplo para demostrar que la convivencia entre un idioma materno y uno para usarlo “en todos lados” es totalmente factible.

Bajo mi perspectiva, lo que debería impulsarse es un solo idioma a nivel global como segunda lengua. De esa manera, cada país conservaría su propio idioma y, por tanto, una parte fundamental de su cultura, a la vez que su población –tú y yo– podemos comunicarnos con cualquier persona de cualquier sitio del mundo.

Esto en España es algo que ya pasa. El euskera, el catalán y el gallego son idiomas –lenguas cooficiales– que conviven perfectamente con el castellano. Cada región emplea uno u otro idioma en función de la situación. La cultura regional permanece vigente a la vez que son capaces de comunicarse con cualquier ciudadano español, ya que en los centros educativos se impulsa tanto el idioma nacional como el de la región.

Por otro lado, y paso así a mi segundo argumento, creo que a nivel sociocultural tiene muchas ventajas. La UNESCO ha reconocido que existen alrededor de 6.000 idiomas en todo el mundo, y que si no hacemos algo, la mitad habrán desaparecido a finales de siglo. El inglés es el idioma de la economía, de los negocios, y ya está dando el caso de que en el suroeste de Estados Unidos se está perdiendo el español por motivos socioeconómicos. Nadie usa el español para los negocios, el español no da dinero, por lo que se abandona por el idioma de los negocios.

Creo que empleando un idioma global no sería necesario abandonar una lengua para darle prioridad a otra. De esta manera podríamos hablar nuestro idioma materno en nuestra región mientras que podríamos hablar este idioma global fuera de ella. Mantendríamos nuestra cultura y nuestro idioma pero tendríamos la capacidad linguïstica para comunicarnos con cualquier persona del mundo.

Finalmente, el último argumento por el que defiendo que sí se debería impulsar el uso de un solo idioma a nivel global es el argumento económico. Según un informe presentado por Education First (EF), el 49% de los ejecutivos de todo el mundo admite que los malentendidos en la comunicación y los mensajes que se pierden en las traducciones se han interpuesto en los procesos de negociación y cierre de grandes operaciones internacionales, lo que ha tenido como consecuencia importantes pérdidas para sus compañías.

El informe pone en evidencia que la inmensa mayoría de los ejecutivos cree que si la comunicación internacional mejorase en su empresa se incrementarían considerablemente tanto sus beneficios (lo piensa un 89%), como su facturación (también un 89%) y su cuota de mercado (86%). El informe revela que casi dos tercios de los encuestados (64%) admite que las diferencias idiomáticas y culturales les han dificultado el hacerse un hueco en los mercados extranjeros.

En el caso de que se implantase un solo idioma a nivel global, tanto las empresas como nosotros, podríamos romper las barreras comunicativas que nos separan a los unos de los otros. El mundo tiende a la globalización, creando mercados comunes o legislación internacional, pero de nada nos sirve tener presencia en un mundo globalizado cuando no podemos comunicarnos con todas y cada una de las personas que en él habitan.

A pesar de todo esto, es cierto que tengo dos incógnitas que hacen que, efectivamente, este debate pueda llevarse a cabo, y ambas giran en torno a la elección de este idioma global. No puede ser un idioma construido porque ¿quién dice qué idioma es? Ninguna organización supraestatal (ONU o similares) puede obligar a un país a hacer algo. Puede obligar a que ese idioma sea usado en los organismos internacionales, pero no en los países como tal, ya que eso choca contra el principio de soberanía nacional.

Por otro lado tampoco puede ser uno de los idiomas existentes porque eso sería discriminatorio, ya que el país en el que ese idioma sea el materno no haría un desembolso para crear la infraestructura necesaria para aprender el idioma, mientras que lo demás sí tendrían que hacerlo, y además por obligación. ¿Quién paga eso? ¿Cómo hacer un desembolso de semejante magnitud sin garantías?

Esto es algo que ya ocurre. Según el Reporte Grin, se le pagan 17.000 millones a Gran Bretaña solo por la venta de literatura y tecnología relacionada con el inglés, ya que este país no tiene que hacer la traducción de este material a ningún idioma.

La comunicación es algo muy importante, el mundo gira y funciona gracias a la comunicación, y sin comunicación no hay nada. En un mundo en el que todo tiende a la unificación y a que todos estemos más interconectados, tener la posibilidad de comunicar y compartir cosas con cualquier persona del mundo es imprescindible. Impulsado un solo idioma a nivel global como segundo idioma podremos no solo comunicar y compartir con cualquier persona del mundo sino que podremos conservar nuestra propia cultura y, además, comunicarla.

¿Y tú, qué piensas? ¡Cuéntame tu opinión en los comentarios!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jose García Nieto’s story.