¿Pero qué coño es el amor?

Un grupo de jóvenes estudiantes músicos, de veinte y tantos años, discuten en una fiesta a las dos de la mañana, luego de unos cuantos tragos, qué coño es el amor. Uno de los presentes lo llama no más que la costumbre a una persona, esté presente o no, pero entre el licor y el ánimo combatiente de quienes defienden el amor como algo más libre, el hilo va y viene sin hacerse tela.


Luego de más discusiones lubricadas por mezclas de vodka y/o ron, el ambiente se calmó con un poco de música de los presentes, y decidí que debía retirarme. Eran como las tres de la mañana, aún temprano para irse de una fiesta según muchos, pero aparentemente ya no tengo el ánimo de estar en un sitio en donde no me siento partícipe, no por que la gente no me agradara sino porque realmente sólo ocupaba espacio.

Compartí un taxi con otro muchacho de la fiesta para poder irme, y al llegar a mi casa le escribo a mi amiga (quien ahora es musicóloga) mi opinión sobre el amor.


-Mira, el amor es al menos tres cosas juntas: pertenencia, admiración y afecto.

-Nadie es de nadie.

-¡Coño, déjame terminar! Tu no me perteneces a mí y mucho menos yo a ti, eso nunca ha pasado y sé que nunca pasará, sin embargo te pertenezco pues te admiro y me perteneces porque en ti encuentro algo me da paz y alegría, aún en tus momentos más oscuros.

Es así como siento mi amor por vos; admiro tu belleza, siento que te he hecho parte de mí y te demuestro lo que siento con palabras y acciones.

No es tan complicado, mi amor. Algunos confunden el amor con muchas cosas: costumbre, compromiso, responsabilidad… al final el amor es un sentimiento tan interpretable como cualquier otro y yo tan sólo he construido esta pequeña definición desde ti.


Felicidades, mi musa, mi amor.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.