Rezaré por ti

No quiero que pases un infierno a mi lado, tampoco quiero que te obligues a ti misma a suponer que estas en el cielo bajo cualquier situación que se pueda suscitar a lo largo de lo que pudo ser nuestra vida juntos, tampoco quiero que seas una persona triste o tibia, quiero que ames, que te entregues con la fuerzas con la que te sentí, aunque eso signifique sacrificar los planes que había imaginado para nosotros pero que jamás te dije.
 Después de todo la culpa no es solo tuya o mía, es de los dos, aunque tú seas la que dejo de buscar la solución al problema, yo soy el que no me enteré del problema.
Pero sabes, aun te amo, no te preocupes, no te odio, no te odiare y sobre todo no te guardo rencor.
Al contrario, gracias por todo este tiempo que compartiste día a día que me dio tanto para crecer y aprender algo que por mi solitaria mente hubiese sido imposible de alcanzar, lo que te guardaré será cariño y agradecimiento por cada experiencia que me dejaste a tu lado.
Recordando esto le pido a dios que te ponga en el camino de la felicidad, que te haga encontrar a un hombre que te distinga cada día de entre el resto del mundo, que te mire como yo te miro justo ahora, le pediré a dios que te proteja de cualquier tristeza que no valga la pena derramar una de tus lágrimas, le pediré a dios que nunca te ponga en mi lugar, y rezare por ti para que yo sea la peor de tus parejas, amantes y compañeros, rezare por ti para que seas feliz sola o acompañada pues tú eres tuya y de nadie mas.

Rezaré por ti… después de rezar por mí.

Like what you read? Give José A. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.