El PRI de la publicidad: Las agencias

Las agencias de publicidad siempre han sido campo fértil para cultivar egocentrismo, arrogancia, egoísmo, soberbia, vanidad, etc. De hecho, es muy común escuchar en la industria publicitaria el término de “Divas”.

Debo decir que a las famosas Divas que yo he conocido, realmente de Divas no les he encontrado nada. No hay nadie que las idolatre, por el contrario, puedes escuchas personas hablando mal de ellas.

Estas Divas operan de una forma muy similar. Para empezar a todas ellas la agencia, sus clientes y proyectos son lo que menos les interesa porque lo importante es demostrar qué hay quien les “sorbe el aliento”, suelen siempre despedir a todo aquel que no sea su adulador, gente que aparentemente los pone en un pedestal para que ellos se puedan sentir Divas.

Esta fórmula se repite en cada Diva de la creatividad que he conocido, he colaborado o he escuchado hablar de ella. Yo creo que el que es perico, donde quiera es verde y para ser realmente bueno en tu trabajo debes saber tratar, alentar y respetar a las personas que están bajo tu mando. Justo lo contrario de lo que hacen las Divas de la publicidad que desgraciadamente abundan y para quienes todo mundo es un mediocre, un ser inferior y a toda costa tratan de minimizar a cualquiera que pueda evidenciar su falta de talento y capacidad.

Leo Burnett decía: He aprendido a respetar las ideas, vengan de donde vengan. Pero para las Divas, las únicas ideas que se respetan y cuentan son las de ellos, porque en cuanto alguien más tiene una aportación inmediatamente tratan de darle un “twist” a esa idea para apropiarse de ella.

Evidentemente la industria de la publicidad tiene gran historia y no sé porque se comenzó a valorar más la pose y apariencia que la capacidad de las personas, pero creo que es una de las principales razones por las que las cuentas y publicistas se la pasan como chapulines brincando de agencia en agencia.

Desgraciadamente estas Divas de la publicidad, aquellos que les causa dolor hablar en plural cuando se trata de reconocer el trabajo, viven destruyendo buenos equipos, fastidiando a personas que les apasiona este medio, colgándose el trabajo de los otros y muchas veces adjudicándose éxitos que a ellos no se les ocurrieron, pero que presumen con desparpajo a los cuatro vientos.

Hoy siento que nos hace falta en la industria publicitaria más gente que inspire, que sea un referente porque hay momentos que siento que está gran profesión es muy parecida al PRI, en donde no importa cuánto hagan los militantes, sólo los amigos de Peña, Beltrones, Duarte, Moreira, etc. tendrán la oportunidad de llegar a ocupar un puesto directivo, aunque todo mundo sepa que no tienen el talento para estar ahí.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.