SÁBADO DE PALABRAS LLUVIOSAS

#Opinión a Conversaciones de café @LaClau

Me agradan los domingos nublados con aires de nostalgia, con esa amenaza de lluvia y sol de resplandor intermitente, otorgando una dosis pequeña de realidad interconectada recordándonos como nuestro mundo está constituido por montañas, costas, mares, nubes, plantas, animales, etc. Sin duda, el reino de la forma, creando el ambiente propicio para un café árabe, doble por supuesto y un mejor habano. Una mezcla intensa y fuerte sin más, pero ¿que no ha sido fuerte e intenso en las últimas semanas? Cada vez el reino de la forma y la proporción áurea se convierte en caos, las conversaciones van en torno a la guerra, corrupción y catástrofes. Involuntariamente escucho a la pareja de a lado, presumiendo los aprendizajes de los nietos criticando la ausencia de los hijos, pidiendo a Dios que lleguen bien a su encuentro. Sonrío ante tal escena y solo disfruto de mi café y de mi habano, fuerte e intenso como la vida misma donde cada partícula actúa para modificar el comportamiento del medio que la rodea, pero no en forma independiente, sino obedeciendo a un comportamiento integrado. Muy parecido al comportamiento humano en este lugar, donde las “Conversaciones interminables y sorpresas sobre la visión de futuro. (expuestas por) Los nostálgicos del pasado escondidos en los rincones con disfraz de modernizadores.” son de todos los domingos. Cierto, el medio ambiente es complejo y caracterizado por una tendencia general al desorden: un cristal se rompe, el agua de un vaso se derrama; nunca ocurre al revés. Pero contrariamente a lo que se piensa, este desorden no implica confusión, así como el humo del café y del habano cuando se entremezclan, atrapados en este mundo, porque cada uno conserva su esencia que lo destaca. Sin embargo, recurrimos constantemente a la alegoría del caos para definir el desorden que nos rodea en un sábado de palabras lluviosas o de domingo nublado de café y letras con aires de nostalgia.


JossRocks

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.