De MVPs, Comunidades, Circulos y otras bestias

Desde 2010 participo activamente en las comunidades técnicas relacionadas con Microsoft en España. Son ya 6 años y algo, que me han permitido conocer gente increíble, algunas de las cuales tengo el honor de llamar hoy en día amigos. 6 años que han dado para visitar la geografía española de norte a sur y de este a oeste. He podido visitar más de 20 ciudades distintas en las que he realizado unas 130 charlas, en eventos pequeños con 2 asistentes y en eventos gigantes con 300 asistentes a la charla… He escrito 2 libros, artículos en la mítica DotNetMania y unos 60 posts en blogs varios.

¿Que he obtenido a cambio? Mucho. Grandes amigos, mejorar mis conocimientos técnicos, reconocimientos… He sido 5 veces MVP de Microsoft (No sé si me renovarán en 2017…), tuve la suerte de ser el primer MVP de Windows Phone en España, 3 veces Nokia Champion, también fuí el primero, MVP de Xamarin, de nuevo el primero en España… Pero por el camino también he perdido algo muy importante: La ilusión, me la han robado poco a poco los que solo saben ver conspiraciones y criticar.

Primero, por poner algo de contexto para el iniciado o el experto en esto de las comunidades: Salvo alguna ocasión particular muy concreta, al menos en mi caso, nunca he recibido ni un solo centimo por participar en la comunidad. Si empezamos a calcular trenes, aviones, hoteles, taxis… y lo multiplicamos por 130 eventos… veremos como la factura se hace significativa, a una media de 150€ por evento, 19.500€… algo más de 3.000€ anuales invertidos en enseñar algo que yo creia interesante y que me apasionaba. En muchos casos las empresas en las que trabajaba corrían con los gastos, en los últimos años, siendo mi jefe, he corrido yo con ellos. Esto no tiene en cuenta las horas robadas al trabajo o a la familia (tengo tres preciosos hijos y una mujer que me apoyan al 100%), ni los patrocinios a eventos para apoyar comunidades… si lo metiésemos en la ecuación, la factura se multiplicaría facilmente x2.

Así que si alguien piensa que los ponentes nos hacemos de oro o vivimos de esto… vuelve a pensar, anda. Puede que 1 de cada 1000 si lo haga, pero no es la norma. La norma es que lo hacemos porque nos gusta, nos apasiona. Por eso, te duele el corazón cuando alguien critica que quieres copar los eventos o que no dejas lugar para sangre fresca, o que por ser hombre tendrías que tener menos posibilidades que otra persona…

¿Como me metí en este lío de la comunidad?

Corría 2008 y todavía no había salido de Tenerife, acababa de abrirme una cuenta en Twitter, visitaba diariamente Geeks.ms para ver que tenían nuevo los grandes maestros, programaba en Visual Basic .NET y empecé a escribir un blog… TenerifeDotNet También escribía en el blog interno de la empresa en la que trabajaba, donde conocí a David Rodriguez y Alberto Díaz

Empecé a trabajar en Plain Concepts a finales de 2010 y como promovían que quien quisiese pudiese participar en eventos, me lié la manta a la cabeza y empecé por donde pude… esos primeros días iba a cualquier evento en el que me dejasen participar, normalmente eventos en universidades o grupos de usuario locales, la asistencia… bueno, si llegabamos a 10 personas ya me ponía nervioso, las charlas… pues salían con más buena voluntad que calidad, pero lo daba todo. Después de muchas charlas en pequeños eventos, empecé a tener confianza para presentarme a eventos más “profesionales” Salvo en 2016 he sido ponente en todas las ediciones de Codemotion, en DotNetSpain, Hel10 World… Todavía hoy, cuando tengo que dar una charla delante de 10 o 250 personas, me pongo horriblemente nervioso, porque en el fondo soy un tío tímido, pero muy agradecido por todo lo que ha recibido de la comunidad. No pienso dejar que la timidez me impida devolver algo de lo que he cogido.

2016, el año en que todo cambió…

Este 2016 ha sido un año muy bueno para mí profesionalmente. A finales de 2015, junto con mi socia y pareja, monté DevsDNA. Hemos pasado de ser 2 a 7 personas, mis compañeros son gente increíblemente inteligente y muy buenas personas, disfruto de mi trabajo y me aporta la flexibilidad para poder dedicarle tiempo a la comunidad, además de recursos económicos para apoyarla mediante patrocinios. En 2016 DevsDNA ha destinado un 15% de los beneficios directamente a patrocinar eventos. Si añadimos los gastos de desplazamientos y alojamientos de compañeros… ese número sube hasta un 22%. Pero no monté DevsDNA para hacerme rico, y apoyar a la comunidad estaba en los planes iniciales, así que genial.

Pero ocurrió algo totalmente externo a mí, DevsDNA o los eventos… se empezó a hablar de “circulos internos”, de como solo los MVPs copabamos las parrillas de los eventos, de que debería quitarse al ponente de la selección de charlas… De como las empresas comercializaban los eventos e incluso algunos desalmados(y muy poco informados, ilusos…) insinuaban que las empresas compraban slots de charlas con los patrocinios.

El problema que subyace, en mi humilde opinion, es el del desconocimiento más absoluto, la ignorancia más grande, sobre lo que supone ser ponente de un evento y lo que supone ser patrocinador de un evento.

Ser ponente de un evento.

Vamos por partes… Cuando alguien organiza un evento técnico, uno de los objetivos prioritarios, suele ser el que acuda la mayor cantidad de gente posible, hasta llenar el recinto disponible. Salvo casos como el Codemotion donde existe una empresa que lo organiza y viven de ello, en muchos casos un evento nace entre cañas y entre gente que tiene ganas de hacer algo nuevo. Una de las formas de atraer público es teniendo ponentes con experiencia en el mundo real (TM), y que además tengan tablas para no salir llorando del escenario si falla el playback a lo Mariah Carey a mitad de su charla. ¿Como se consiguen esas tablas? Cada uno tendrá su truco, yo en mi caso las conseguí curtiendome en decenas de eventos pequeños de comunidad, en cursos, enfrentandome a situaciones que me sacaban de mi zona de confort… a veces hasta el punto de necesitar somniferos para poder dormir (otra cosa que tengo, soy un tío muy nervioso y cualquier cosa me afecta muchísimo para dormir). He visto a buenos amigos, con un montón de charlas a las espaldas, romperse antes de un evento por la tensión de tener a 300 personas en la sala. De verdad, si no has dado charlas nunca o muy pocas, no es el sitio para empezar. Ve a las trincheras, a los club .net de las universidades, a los grupos de usuario de otras ciudades, pateate los eventos de 10–30 personas, coge experiencia y conviertete en un Programador-Orador de nivel 40 antes de enfrentarte a esto… Si lo haces, no necesitarás reclamar sitio, propondrás charlas y te las aceptarán, porque eres confiable, porque estás comprometido y, sobretodo, porque tienes experiencia.

Quizás cuando llegues a nivel 20 ya te hagan MVP, ya seas parte de la comunidad visible… ya no seas “sangre nueva” propiamente dicha… pero todo lleva su proceso.

Ser patrocinador de un evento.

Como empresa, aquí hablo de mi experiencia con DevsDNA, patrocinar eventos tecnológicos solo tiene sentido para reclutar talento. Punto y final. ¿Conseguir vender servicios en un evento al que acuden 300 programadores de los cuales solo el 0.001% tiene poder de decisión? ¿Compartir espacio con 30 empresas más que hacen lo mismo aparentemente que tu? Hazme caso, no vas a vender nada. Sería mucho más útil publicar anuncios en un periódico impreso… Y no será por el coste, porque patrocinar un evento TOP te puede salir, en el nivel más bajo de patrocinio, por más de 4.000€. Esto te da derecho a estar allí, poner un monitor en un stand con tu logo y pasarte 10 horas al día esperando a que alguien quiera venir a conoceros y llevarse algún goodie… que también cuesta dinero. NADA MAS, ni charlas aseguradas, ni información de los asistentes (al menos no en los niveles accesibles a empresas mortales) ni nada de nada.

¿Porqué patrocinar entonces? En el caso de DevsDNA, no buscamos reclutar gente, cuando buscamos un nuevo compi, tenemos targets muy específicos, nos movemos por otros medios porque necesitamos a alguien con el mismo o más nivel que los que ya estamos, y cada vez es más complejo. En nuestro caso es un tema de colaborar con la comunidad, de apoyar que se realicen estos eventos y que la gente se lo pase bien. Personalmente pienso que es un tema de responsabilidad social. Punto, no hay más.

Fade out…

Por esto es tremendamente injusto acusar a empresas comprometidas con la comunidad de comprar “puestos” o a los MVPs de copar las charlas… y en mi caso lo único que ha conseguido ese tipo de actitudes es que me replantee que demonios estoy haciendo.

Yo siento el programa MVP como un programa en el que puede entrar cualquiera que demuestre un compromiso y un amor por la comunidad, por enseñar y ayudar. Siento que ayudar a que la gente se forme y mejore es algo que tenemos que hacer como pago a los que nos ayudaron primero a nosotros.

No creo que exista ningún circulo interno, ni creo que se discrimine a nadie. SI creo en la meritocracia, en apoyar a quien demuestra que quiere hacer más y ser más, independientemente del % de ocupación de su raza, religión o sexo en un evento determinado.

Pero todas estas dudas, estás suspicacias y estas veladas denuncias (algunas no tan veladas) me han hecho plantearme que es momento de dar un paso atrás, abandonar la comunidad públicamente, dejar de ocupar un lugar en eventos que, al parecer, solo tengo por ser del círculo, blanco y hombre…

Por lo que esto es, al menos por ahora, un adios. El 4 de Febrero estaré en Bilbao, en la BilboStack, hablando de Xamarin.Forms y luego colgaré los guantes una temporada.

Tengo una increible familia a la que he robado demasiado tiempo, para entregarselo a mucha gente que hoy, creo que no se merecían. Tengo una empresa que me ilusiona y a la que quiero dedicar mi fuerza y mis conocimientos.

Ha sido bonito, nos vemos en los bares.