LA ATENCIÓN NUESTRO PODER MÁS VALIOSO

Hoy en día nuestro entorno está diseñado para consumir de nuestra atención desde la mercadotecnia, las redes sociales, el internet, las aplicaciones y muchos otros. Nuestra atención se ha vuelto realmente valiosa ya que bien orientada nos permite enfocarnos y realizar lo que realmente nos puede otorgar beneficios ya sea realizar trabajo creativo o resolver pendientes y actividades para realmente lograr un avance productivo en nuestro día a día.

Debido al constante consumo de nuestra atención por parte de nuestro entorno distintos autores se han unido para brindarnos técnicas que nos renfoquen en el trabajo verdaderamente valioso, es ahí donde surge el libro MANAGE YOUR DAY-TO DAY: BUILD YOUR ROUTINE, FIND YOUR FOCUS & SHARPEN YOUR CREATIVE MIND editado por Jocelyn K. Glei en el cual se exponen distintos puntos que si decidimos seguirlos nos llevarán a un camino más productivo y creativo.

El libro cita a distintos especialistas en el tema ya sea por su gran éxito empresarial o creativo, uno de los puntos más recalcados es el consejo de realizar trabajo diario y constante ya sea por unos cuantos minutos o horas pero siempre hacerlo sin importar que no estemos en el humor adecuado y esto básicamente se logra entrenando a nuestra mente a realizar el trabajo hasta lograr formar un hábito que tarde o temprano nos llevará a la excelencia.

Ignorar las distracciones inútiles y no gastar demasiada de nuestra energía en tareas insignificantes que no contribuyan a que alcancemos logros más importantes, esto es clave para optimizar nuestro desarrollo en cualquier área pero pera lograrlo debemos primero analizar nuestro día y a nosotros mismos y descubrir en que momentos somos más productivos o contamos con la mayor energía, es indispensable utilizar estos momentos para nuestras actividades de mayor impacto como las creativas o dónde necesitemos resolver problemas de mayor importancia, trabajar sin distracciones durante tiempos determinados y descansar después de esto puede resultarnos muy beneficioso. Una vez que utilicemos sabiamente nuestra energía o momentos productivos podemos destinar el resto del día para actividades cotidianas como responder emails u otras actividades administrativas.

Desconectarse de la tecnología (redes sociales, email, etc.) y planificar en nuestra agenda tiempos de reflexión específicamente para concentrarnos en nosotros y en el momento en el que nos encontramos es crucial para crear, necesitamos tiempo para observar nuestros pensamientos, a nosotros mismos y a nuestro entorno para así poder abrir las puertas a que puedan surgir cosas increíbles desde la cotidianidad. Para lograr esto es necesario que nos desconectemos del mundo virtual explicándole a otros o justificando la acción con pretextos más entendibles para los demás.

Aprender a soltar y entender que decir NO es válido, es imposible que podamos responder a todo lo que surge en nuestro día a día, simplemente hay cosas y responsabilidades de las que no podemos hacernos cargo o simplemente no nos corresponden. Al decir NO nos deshacemos instantáneamente de todo eso que consideramos que no contribuye a nuestro desarrollo y sí, está bien ser un poco egoístas.

Utilizar las redes sociales sabiamente, éstas se han convertido en algo indispensable para los seres humanos pero puede producir más impactos negativos que positivos. Estas tecnologías en si no son malas, lo que puede llegar a ser malo es el uso que les damos por eso es necesario que cada vez que queramos acceder a ellas lo hagamos con una intención y una mayor consciencia para poder marcarles límites y aprovechemos al máximo sus beneficios. Identifica cuando su uso está siendo compulsivo actuando desde el aburrimiento o la ansiedad y cuestiónate si podrías estar usando éste tiempo para hacer algo mucho más productivo.

Desconéctate del mundo cuando consideres que sea necesario o cuando tengas muchos problemas, esto dejará que tu subconsciente actúe y ayude a resolverlos, una vez que lo hayas hecho empieza de nuevo y esto será una manera de resetearte. Confía en ti mismo y actúa conscientemente, respira profundo y confía más en tu imaginación e instintos que en la propia tecnología, para alcanzar esto y emplearlo en la creación el libro te recomienda practicar y practicar así sea con procesos creativos innecesarios pero la práctica hace al maestro. Por último es indispensable que conozcamos nuestras limitaciones y definamos un inicio y un final para nuestras tareas desde un principio para no gastar demasiada de nuestra energía en cosas que no la requieren tanto o simplemente que van más allá de lo que podemos hacer.

Todas estas herramientas mencionadas anteriormente que nos proporciona el libro impulsan un mejor desarrollo personal o empresarial para el que decida seguirlas, los tiempos a los que nos enfrentamos hoy en día son completamente distintos y seguirán cambiando conforme los años pasan. Es necesario que aprendamos a adaptarnos a éstos y podamos ver más allá de sus beneficios e identificar sus efectos negativos o los hábitos que éstos nos han generado. Una vez que podamos identificarlos necesitamos pausar, reflexionar y decidir para poder reorientarnos al camino que realmente deseamos seguir utilizando al máximo los beneficios que previamente identificamos y reduciendo todo lo negativo.

Como empresario considero que estos consejos nos acercan mucho más a un desarrollo más óptimo independientemente de la industria en donde te encuentres creo que pueden aplicarse. Es necesario que aprendamos a marcarle límites a nuestro entorno y a nosotros mismos y volver a prácticas que aunque nos puedan resultar viejas o anticuadas los beneficios que pueden otorgarnos se han mantenido vigentes en el tiempo.

BIBLIOGRAFÍA:

Glei, J. K. (2013). Manage your day-to day: Build your routine, find your focus & sharpen your creative mind. Las Vegas, NV, USA: Amazon publishing.