Violación de calendario

Me quedé pensando en el tiempo. Me quedé pensando en las fechas.¿Qué tan importantes son? ¿Serían trascendentales para nosotros?

Mientras me repetía lo poco que me gustaría caer en tanto estúpido cliché, en tanta cursilería y etiqueta que por naturaleza humana tendemos a poner, fui conectando cosas. Entre más he venido luchando contra la tontería, más se me ha coloreado el alma de ese maldito rosa pastel con que se esboza la cara del idiota.

Cara de idiota desesperada por el maldito nuevo aroma que se fue convirtiendo en adicción… habíamos empezado esta historia a punta de pretensiones y ahora me están pasando la cuenta …

Debo reconocer lo pésima que soy para llevar las cuentas. No me ubico ni con números ni con fechas. Recuerdo pocos días importantes y los que no, me los recuerdan. Pero esculqué en mi línea de tiempo. Son dos meses y 10 días desde la primera vez. Dos meses y 14 días desde que usted lo reconoció. Tres meses y dos días desde que puse un pie formalmente aquí y mucha la basura que uno puede estar diciendo. Esto no nos sirve de nada. Bueno, de pronto solo infiero que no se necesita mucho para encontrar quien en muy poco tiempo pueda poner un nuevo piso ¿será un nuevo cielo? Maldita sea! de nuevo esa sensación pendeja, cerraré con eso.

¡Que pendeja! Como lo amo y como lo odio…

No quiero títulos ni quiero fechas; no quiero amarres ni quiero promesas. Quiero quererlo tan profundo como me sea posible y que usted me quiera. Quiero esa medida perfecta de entender que existe un “somos” que no sale de su boca ni de la mía, que no haré nada para cambiarlo porque sencillamente no me interesa. Me declaro vencida ante haberlo conocido y sin pena y sin miedos le dejo mi vida abierta para que se siga paseando por ella.

Usted lo supo muy bien. Ahora yo estoy convencida.

https://www.youtube.com/watch?v=g-_9Bld7JYc

“De esta agua no beberé” — Dijo la muy ilusa.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.