De medias cosas y de cosas a medias

Tumblr

Soy una persona poco constante. Es uno de mis peores defectos. Sin embargo, este mal hábito se disipa cuando tengo la motivación necesaria. Cuando eso ocurre, soy como una máquina. No hay nada que me pare hasta que consigo hace lo que quiero y como a mi me gusta. Pero (y siempre hay un pero), esa motivación es bastante difícil de conseguir. Es cierto que hay cosas y objetivos que lo logran, pero muchas veces es más bien “alguien” que “algo” quien lo hace.

Existen muchas personas en mi vida que me motivan de esa manera, pero para diferentes objetivos y motivos. Da la casualidad de que son también las personas a las que más quiero en el mundo. De todas ellas, hay una un poco más especial. No porque la quiera más o sea mejor, si no porque la considero mi media naranja; mi soul sister. Es una conexión que va más allá de lo común, que empezó hace ya casi cinco años pero que parece que estuvo ahí siempre. Con ella siempre hay cosas a medias, pero muchas otras enteras. Y al margen de todo lo que hemos vivido juntas, es gracias a quien tuve, hace ya unos meses, una especie de Epifanía o claridad mental que no suelo tener (o al menos a mí me lo pareció en su momento y me lo sigue pareciendo).

En publicidad se da algo bastante común llamado dupla creativa. Son dos personas que trabajan juntas, que se complementan a diferentes niveles (tanto de pensamiento como técnicamente) y que funcionan mejor de esa manera, precisamente porque uno suple al otro. A nadie se le ocurriría separar a una dupla que funciona bien. Sin embargo, esto sólo es habitual en el departamento de creatividad (uno de los varios que conforman la publicidad). Otro de estos departamentos, el de planificación estratégica, está lleno de gente que lee, se informa, debate, sale, corre, sube, canta, estudia, observa y piensa.

La mal llamada Epifanía anteriormente citada se dio hace unos meses, cuando estaba visitando a esa persona. Cada vez que estamos juntas es como si estuviésemos en la cabeza de la otra. Comentando lo último de, la noticia sobre, la tendencia en, el debate con, el tiempo que, ese insight… nos influimos la una a la otra de una manera que, al menos a mi, no me ocurre con nadie más. A las dos nos interesa la planificación estratégica, y siempre hemos pensado lo emocionante que sería trabajar juntas. Durante esos días me dije ¿por qué no podemos trabajar juntas? ¿por qué no hay duplas estratégicas?

Si este departamento confía en que haya personas que absorban información y la procesen para generar insight, cómo puede ser que a nadie se le haya ocurrido que, la mayoría de veces, piensan dos más cabezas que una. Y, en realidad, esto va más allá del sobreentendido trabajo en grupo en cualquier agencia de comunicación. Llega a un punto de que puede existir esa conexión de pensamiento entre dos persona tal que su capacidad se eleva a potencias que nunca conseguirían solas.

Pensar es algo que muchas veces hacemos solos, pero la comunicación requiere de dos partes que estén implicadas en ella para que sea fructífera.