Entonces le hablé.

Me atreví a hablarle por chat a aquel chico con el que soñaba, el músico alto, de melena larga, complexión robusta… “Hola 😃” le envíe, y los segundos en que tardó en contestarme fueron una tortura y una serie de preguntas en mi cabeza; “¿Y si me ignora?” “¿Y si se molesta?”…

“Que onda ☺” contestó, así, tan casual y fresco como se ve él… mis nervios se hicieron más grandes y mi cuerpo empezaba a temblar por lo mismo… estaba tan emocionada, aquel niño a quien ansiaba conocer y hablar con él, me había respondido.

Platicamos un poco, había momentos en que no sabia que más decirle pero quería seguir hablando, no quería aburrirlo ni que terminara la conversación… estaba tan emocionada… aquel chico que vi en el toquin me hablaba, y lo mejor era que recordaba quien era, no de que lugar o situación pero me recordaba y eso me hacía sentir un tanto especial.

Yo sabia que ni siquiera teníamos cosas en común pero estaba dispuesta a conocer mas acerca de él e integrar gustos suyos a los míos. Tenia un poco de miedo en no agradarle…

La platica era un poco lenta por las actividades que realizabamos cada quien, pero, sin embargo, de una u otra forma él hacia la plática… incluso seguía conversando conmigo cuando pasaba laaaaaaargo tiempo… yo pensaba que en realidad estaba generando algo en él… o quizás no lo supe ver, él, él sólo era amable…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.