Estos días de muerte

Desde que inició este nuevo año he visto las noticias de varias muertes: Lemmy, Bowie, Rickman y Chavarría, a este último lo conocí un poco, tuvo la bondad de echarme la mano cuando lo necesité en una materia en la que el catedrático definitivamente no era… digamos…. el mejor; pero todo esto me hace reflexionar algunas cosas:

Primero: el cáncer está tomando tantas vidas alrededor del mundo, que los famosos no se salvan de él, hace algunos años, se decía que solo quienes podían costear el tratamiento se salvaban… hoy en día no es cierto, cualquiera puede caer víctima de él y salvarse…. o morir

Segundo: Si se toman algunas precauciones, esto puede retrasarse, sin llegar a ser una paranoica puedo afirmar que comer sano y evitar ciertos “gustos” puede reducir bastante la probabilidad de tener esta enfermedad, si aún así te aparece…. pues no será porque no lo evitaste, simplemente te tocaba, pero hay personas que prácticamente lo buscan al llevar un estilo de vida poco sano

Tercero: La muerte resulta ser un descanso para estas personas que actualmente tienen esta enfermedad, sin embargo, no siempre se muere de eso, mi abuelo murió por una enfermedad nosocomial habiendo padecido de cáncer de próstata, y he tenido el privilegio de conocer personas que de niños tuvieron cáncer en diferentes partes de su cuerpo, y que ahora son grandes adultos que velan por las familias que tienen un niño en esta situación

Cuarto: Si una persona tiene cáncer, toda su familia lo sufre, que sea solo una o veinte personas, la familia se une por esta persona y la apoyan….. al menos en los casos que conozco, no sé de familias que se dividan por esto, y espero no suceda

Nadie sabe por qué sucede, sobre todo en niños y personas sanas (ya se sabe que los fumadores, bebedores y personas que llevan estilos de vida poco sanos es más predecible que lo padezcan) pero uno mismo puede ayudarse a prevenir algunas cosas que puedan desatar esta enfermedad, y si no a evitarla, pues a detectarla a tiempo para que no haga más estragos en nuestros cuerpos

Tomada de drannblog.com
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.