¿Hipócrita por educación o sincero maleducado?

- Como q no le cai bien a tu pior es nada verdad? 
Algo malcriadito
- Jajajajajaja 
No
Eso no es ser malcriado, yo rara vez saludo gente que no conozco
- Para mi si, porque no me han educado así 
Pero cada quién su onda 
Es feo eso

Esa conversación me hizo pensar en el concepto de hipocresía y de buenos modales que mucha gente entiende de una forma…. no precisamente correcta; siempre he caído mal porque no me ando callando las cosas, a veces hasta soy grosera para decirlas: sin tapujos, sin tanta paja (término salvadoreño para referirse a una excusa barata o mentira… para los que no lo conocen)

Y sin embargo, le he caído bien a algunas personas, precisamente por eso, porque a pesar de todo, aún me queda cierto tacto para decir las verdades agudas y las pocas pero verdaderas amistades que tengo corresponden esa sinceridad y franqueza; y me aceptan tal como soy…. quizá demasiado transparente pero soy tan mala para mentir que no puedo ser hipócrita.

Tomada de sesiondecontrol.com

Aquí la pregunta es: ¿es mejor una verdad que duele o una mentira dulce?

Yo elijo las verdades que duelen, aunque me cueste aceptarlas, siempre son más constructivas y vienen de las personas más adecuadas, no cualquiera tiene las gónadas suficientes tanto para aceptar como para dar verdades de ese tipo: hirientes, dolorosas pero no menos reales ni valiosas.

Sin embargo, aún existen personas que exigen franqueza pero cuando uno viene con ella la rechazan, y ahí surge mi pregunta:

¿te miento por educación o te ofendo por sinceridad?

Es difícil cuando alguien no te cae bien y te toca saludarlo, en lo personal evito el contacto con personas de ese tipo…. Si es forzado se nota, no me gusta disimular…. Simplemente me resulta ofensivo para mí misma, ya bastante me reprimo con mi familia para andar considerando desconocidos…

Y aquí viene la indirecta: si quieres sinceridad, no te ofendas cuando ésta te da un chancletazo* en la cara

*golpe con chancleta/yina/sandalia/zapato abierto

Like what you read? Give Karen Peñate a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.