Mindfulness y relaciones íntimas

Cultivar mindfulness puede enriquecer diversos aspectos de la relación entre dos personas, tanto en la conexión afectiva como en la esfera sexual

Cuando practicamos mindfulness estamos utilizando una atención especial, pura, que sin duda aumenta la capacidad que tenemos para sentir y saborear los placeres que nos ofrece la vida. Si has realizado alguna vez el Ejercicio de la Uva Pasa — es decir, comer una uva pasa atendiendo a cada uno de sus aspectos sensoriales, lentamente, siendo consciente de cómo el cuerpo y la mente va respondiendo a la estimulación — sabes de lo que estamos hablando.

¿Alguna vez habías comido una uva pasa? ¿Alguna vez habías comido, realmente, una uva pasa?

Efectivamente, un ejercicio tan sencillo nos enseña que, cuando prestamos atención consciente, cualquier experiencia puede ser potencialmente gratificante. En el contexto de las relaciones íntimas, estar mindful significa prestar de manera intencional tanto al placer que recibimos como al que damos. Una suave caricia, una mirada tierna, un beso en los labios, etc., cuando están impregnados de consciencia, momento a momento, se convierten en estímulos muy placenteros.

Asimismo, es importante contactar con la experiencia directa de sentir al otro, percibiendo el valor que ello tiene por sí mismo, sin necesidad de alcanzar resultados concretos — p. ej. un orgasmo — . Las relaciones sexuales pueden ser mucho más ricas y placenteras si abandonamos la expectativa de alcanzar el clímax. Aquí cobra importancia la cualidad de la mente de principiante, la consciencia corporal y la resonancia empática. ¿Somos capaces de abrirnos a la experiencia, tal y como sea, y simplemente estar en contacto íntimo con esa persona?

Por otro lado, al margen de la vida sexual, mindfulness puede fomentar la calidad de las relaciones interpersonales. El entrenamiento en meditación basada en mindfulness puede desarrollar una mayor capacidad para resonar con la otra persona, comprenderla, validarla y cuidarla (Adair, Boulton & Algoe, 2017), lo que potencia la satisfacción existente en la relación y el grado de conexión e intimidad. La sensibilidad que mostramos hacia nuestra pareja transmite confianza y percepción de que el uno es una fuente de apoyo para el otro.

Redacción de Kindful · Psicología y Mindfulness