La violencia “de género”

y por qué solo es violencia “de género” si un hombre pega a una mujer y no al revés

¿Qué es la violencia de género? ¿Por qué se llama “de género”? ¿Por qué solo es violencia “de género” cuando un hombre pega a una mujer (en una relación de pareja o sentimental) y no cuando una mujer pega a un hombre? Hace unos cuantos años yo también estaba en bastante desacuerdo con este término, pero creo que hay algunas cosas de las que se olvida la gente que hace estas preguntas.

Primer punto del día: una mujer SÍ puede ser condenada por agredir a su pareja. En la legislación española la diferencia es que se tipifica como violencia domestica o intrafamiliar. Es cierto que hay menos casos denunciados y que tiene menos publicidad pero los hay. Lo que si es cierto es que no se llama “de género”.

Segundo punto del día: La violencia “de género” de llama así porque se considera que hay una agravante en este tipo de violencia que tiene que ver con las ideas de género que la Sociedad ha permitido durante bastante tiempo. La violencia de género no es más grave que otro tipo de violencia a nivel físico (un bofetón es un bofetón, lo reciba una mujer o un hombre, de quien quiera que lo reciba) pero se considera que hay un agravante por la realidad social que se ha experimentado hasta hacía nada.
Estas ideas son del tipo: las discusiones de pareja son normales, que se escape un insulto o un bofetón en una pelea de pareja es normal y no es para tanto, en la pareja es el hombre quien manda, etc, y en más ideas que colateralmente sustentan que el hombre es superior a la mujer. Cosas como que importa cómo ella vaya vestida pero no él, o que es la mujer la que está loca, por poner un par de ejemplos.
Así que cuando decimos que la violencia es “de género” no decimos que un hombre está pegando a una mujer, si no que un hombre ha pegado a una mujer porque la sociedad durante mucho tiempo ha aceptado que puede hacerlo. Este es un problema que ha existido mucho tiempo en nuestro país (y en otros existirá también, haya o no ley) por una sociedad patricarcal (que tiene sus ventajas y desventajas tanto para el hombre como para la mujer, pero de eso hablaremos otro día) y que se decidió decir “Basta”. Y en eso estamos. Porque pareció un problema especialmente grave, se consideró que debía tratarse con un extra.

¿Es más grave la violencia de género que cualquier otra violencia intrafamiliar o domestica? Pues es complicado, porque el daño es grave siempre. Si algo hace daño, es importante. Lo que ocurre es que cuando una mujer pega a un hombre no hay un centenar de ideas dándole “permiso” detrás (ideas que, poco a poco, se están rebajando, espero y creo). Eso sí, también hay otras ideas y debemos plantearnos que cuando un hombre va a denunciar que su mujer le ha arañado toda la cara, el policía no debería reírse y tratar el caso con igual seriedad. (Otra dato: hay casos de violencia donde ambas partes, el hombre y la mujer, han sido condenados).
¿Es menos violencia la que puede darse en una pareja homosexual por ejemplo? No, pero no tiene ese refuerzo social detrás.

Con esto quiero decir que todas las violencias son importantes. ¡Y no solo la física! Las violencias psicológica, sexual, económica, etc, también causan daños. De hecho toda violencia física, ya de por si, tiene un coste psicológico implícito. Pensadlo. De hecho, la violencia psicológica tiene muchas más connotaciones “de género” que la física en sí. Porque es cierto que un bofetón duele igual pero que un chico llame “guarra” a su novia por cómo se viste, o que no quiera que salga demasiado con sus amigas, o que un marido administre el dinero que su mujer maneja, etc, etc, son violencias que se sustentan directamente sobre la idea de que el hombre manda en la relación y, por tanto, tienen un componente clarísimo de género.

Quizá violencia de género no sea el mejor nombre que debe tener, quizá sí. Quizá la ley y los jueces al aplicarla tengan demasiada tolerancia cero, o quizá no. Quizá siga sin gustarnos el nombre pero el caso es que hay una explicación a por qué se llama así y por qué se es duro con este fenómeno. Y quizá un día, cuando la Sociedad haya avanzado (como ya está empezando a hacer),la tolerancia cero y una tipología especial no sean necesarios.

Esto ha sido solo una explicación de por qué se da ese nombre a este tipo de violencia, no una defensa obligatoria de la tipología o etiqueta.

P.D. Si sigue habiendo dudas de por qué existe la violencia de género (al margen de que el nombre sea más o menos bonito, más o menos acertado) una buena lectura es la propia Ley Orgánica 1/2004 que empieza con la exposición de motivos así: “La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”. La podéis leer online en multitud de sitios si la ponéis en google.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.