El entorno online: Altavoz de las infracciones de Propiedad Intelectual

Anteayer desayunábamos con la noticia de que el Ayuntamiento de Telde había recibido un burofax en el que le informaban de posibles acciones legales por la utilización de los personajes de la Patrulla Canina en la Cabalgata de Reyes de Telde, Gran Canaria.

Mi pregunta fue: ¿Cómo se enteraron los licenciatarios de la Patrulla Canina que en la cabalgata habían sacado a estos personajes?

Esto me llevó a releer la noticia y a buscar en google: “Patrulla Canina y Cabalgata de Reyes Telde”. Una simple búsqueda, sin herramientas tecnológicas, me dio cuatro resultados en la primera página. Por tanto, a golpe de click me hice una idea de cómo se enteraron de la mencionada infracción.

Así, cuando la infracción se produce en el offline y no se comunica es más difícil que los titulares puedan llegar a enterarse. En consecuencia el error principal se encuentra en la comunicación digital del evento.

En el momento que se vaya a comunicar un evento desde los canales digitales de un organismo oficial es interesante tener en cuenta:

1.- Que tenemos los derechos de explotación de propiedad intelectual para su utilización en un evento, no meramente los trajes que caracterizan a los personajes.

2.- En el momento de comunicar en el ámbito digital ser conscientes de que estamos amplificando nuestro radio de acción.

3.- Validar jurídicamente, mediante el asesor jurídico de la corporación, que las empresas participantes no conculcan derechos de terceros y dejarlo por escrito en el pliego de condiciones.

4.- En caso de no tener los derechos intentar solicitar permiso o licencia de uso para ese evento.

Ahora bien, ¿Cómo podríamos utilizar a estos personajes sin licencia?: Parodiando a los mismos, puesto que el uso de la parodia es una excepción de los derechos de propiedad intelectual.

Hay que recordar que nuestro sistema jurídico se rige por un sistema de límites. Aun así, no entendemos que se denuncie a la corporación visto que el uso por la misma fue a título gratuito y en un evento de especial trascendencia para los niños.

No hay un límite específico a los derechos de propiedad intelectual para este tipo de uso. Sin embargo, desde mi punto de vista debería primar interés general e interés superior del menor, principios entroncados en la constitución.