¿Por qué deberíamos aplicar la intuición a los negocios?

Hay una corriente que pasa por nuestra mente en ciertas ocasiones, sobre todo cuando debemos decidir algo: ese rayo fugaz se llama “intuición” y hoy queremos hablar de ella y mostrarte por qué deberías darle un crédito de confianza.

Esa primera impresión que nos determina a elegir una opción entre las demás, la primera corazonada, la primera respuesta que damos en una evaluación “múltiple choice”, a eso llamamos “intuición”.

Algunos científicos y profesores universitarios como Kelly Turner, sugieren que “confiar en tu intuición te llevará a mejores resultados que confiar en el cerebro lógico y pensante”.

En una investigación realizada por el profesor Marius Usher, él encontró que la intuición era una sorprendente y poderosa herramienta ya que, cuando forzó a elegir entre dos opciones invitando a los participantes a basarse solo en el instinto, ellos acertaron en un 90% de las veces.

Hay una cuestión innata que asevera que demos atención a la intuición: el cerebro humano tiene la capacidad de tomar pequeños pedazos de información y ordenarlos, obteniendo así la resolución o respuesta al problema o situación. Allí es donde la intuición pide su crédito.

3 Maneras Proactivas de Potenciar tu Intuición

La intuición es como un músculo y, como es de imaginarse, se hace más fuerte a medida que se la ejercita. Como sucede en el cuerpo, la intuición debe hacerse fuerte en lo cotidiano, si no la usamos, se debilita. Ser proactivo te ayudará y pondrá un paso delante de los demás.

  1. Mira en tu pasado:

¿Has tenido momentos en los que quieres volver el tiempo atrás y hacer las cosas de otra manera? Sientes esa sensación de que las cosas podrían haber sido diferentes pero no hiciste lo necesario para lograrlo. Ahora te arrepientes.

Presta atención a estas “oportunidades perdidas”. Mantente alerta de todas aquellas veces en las que no le prestaste atención a tu intuición cuando debiste haberlo hecho. Esta es una manera en la que puedes conectar con esas señales a las que no estuviste alerta. Que no te suceda de nuevo.

2. Hazte preguntas:

Cuestionate y está atento a la primera respuesta que aparece en tu mente. No es fácil porque los pensamientos de duda la inundarán.
Puedes comenzar con una pregunta o situación que no sea relevante y no tenga efecto sobre nadie, por ejemplo, la próxima vez que vayas a cenar afuera, toma el menú y elegí lo primero que capte la atención de tu mirada. Ignora el resto y apagá los pensamientos posteriores. Podes llegar a sorprenderte en gran manera.

Luego, avanzá aplicando la intuición, de a poco, en situaciones y problemas más complejos. Por ejemplo, hacete preguntas como “¿debería hacer ésto?” Pausa y espera el flash intuitivo del “si” o el “no”. Luego accioná.

3. Descubrí cómo la intuición se comunica con vos

No todo el mundo tiene un sentir intuitivo profundo, cada persona lo vive o le surge de diferente manera. Algunos hablan de ese chispazo mientras que otros prefieren experimentar con fuertes seguridades profundas.

Comenzá prestando atención a cómo la intuición conecta con vos. Cuántas más veces optes por seguirla, más fuerte se hará y mejores decisiones podrás tener.

Warning: no es lo mismo intuición que impulso. Debemos descubrir la pequeña diferencia que nos hace actuar porque sí de aquella acción que trae aparejada una seguridad obtenida con la experiencia.

Como punto extra te proponemos tener tiempos de esparcimiento donde puedas ejercitar tu mente a través de juegos de intuición, hay miles de personas trabajando en el desarrollo de plataformas interactivas que nos permitan desarrollar diferentes áreas cerebrales, encontralas, descargalas y jugalas.

La intuición puede ser aplicada a la vida diaria y será bueno atrevernos a permitir su intervención en nuestros negocios. No aconsejamos tomar decisiones con base en la intuición “de entrada”, nos parece adecuado apelar al análisis y la consulta pero no queremos que dejes de lado ese primer “flash” que pase por tu mente, podrá sucederte al conocer una persona, ya sea para contratarla o para negociar con ella, te sucederá al evaluar la incorporación de un nuevo proceso o maquinaria, siempre la intuición dará su primer veredicto, entonces, ¿por qué no considerarla?

Nos gustaría estar en contacto, seguinos en www.facebook.com/Koironcom
Editó Maggie Ojcius, ilustró Chipa Kov, para Koiron

Like what you read? Give Koiron a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.