Aprendiendo a ser soltera II

Ya era viernes y yo seguía diseñando. Estaba aburrida y sin dinero. Mis amigos escribieron en el grupo que saldríamos de fiesta pero yo les conté mi situación económica. Abdul se ofreció a ayudarme. A las 9:00 p.m ya era otra. Pelo liso y chaqueta negra, como siempre pero estrené mi pantalón Patprimo, con una blusita transparentosa y un collar de perlas gigantes. Me maquillé de fiesta. Estando adentro la pasamos genial, tomé bastante y me besé con el chico mas guapo que me haya besado. Besos fuertes, apasionados. Estaba feliz de ser soltera. El sábado, matando guayabo y mientras seguía con la fiesta en la cabeza, Juan Sebastian me invitó a que lo acompañe a una fiesta, que el sería el DJ. Me quejé de mi situación económica y se ofreció a recogerme en su carro. ¡¡Wow, tiene carro!!Dí rodeos pero al final acepté. La pasé increíble y fui DJ por un momento. Bailamos reggaeton de la vieja escuela, bailé como hacía mucho no bailaba reggaeton con alguien, pegadito y lento. Luego me vino a dejar. El domingo me levanté feliz por no tener guayabo, hasta que luego miré las cobijas con un poco de vomito. Me pasé de tragos, creo yo. Pasé todo mi domingo en cama viendo Game of Thrones, feliz por estar sola. Ya en la noche Camila me dijo que cocinemos para María, la nueva chica de la casa. Hicimos Pasta y chismoseamos sobre la vida de cada una. Cuando vine a dormir miré mi pantallita con muchos mensajes de que me ama. Sentí tanta ternura pero cuando le escribí ya estaba dormido. Yo también lo amo, pero creo que me gusta mucho estar soltera.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Na’s story.