39 cosas que he aprendido en mis 39 años

Soy un maniático de las listas, y hacer cosas de manera ordenada, aunque en algunas soy lo que sigue de desastroso y desorganizado. Tal vez por ello High Fidelity es una de mis novelas favoritas, y por ello tal vez Rob (protagonista de la misma) en algún momento de su vida habría hecho una lista como esta: 39 cosas que he aprendido en mis 39 años (sin orden cronológico o importancia).

  1. Una persona que te trata bien a ti y trata mal al mesero, no puede ser una buena persona.
  2. El éxito de la noche a la mañana tarda alrededor de quince años en llegar.
  3. Busca algo que ames, aférrate a ello y no lo dejes ir nunca de tu vida.
  4. Cuando alguien te de un regalo, acéptalo sin decir nada, ábrelo enfrente de esa persona y agradécele sinceramente.
  5. Aquello que llamamos familia rara vez se da bajo el mismo techo.
  6. Procura siempre estar leyendo un libro, y siempre tener un libro esperando para ser leído.
  7. Errar es común en las personas, no aprender de tus errores, idiota.
  8. Un problema es un problema sólo si tiene solución, si no la tiene, no es un problema.
  9. Trabaja para vivir (de preferencia en algo que te guste), y no vivas para trabajar.
  10. A la menor oportunidad que tengas, viaja, viaja, viaja.
  11. Si algo es capaz de definir a una persona, es lo que lee, lo que escucha y lo que come.
  12. No hay necesidad de dejar de ser un niño para poder vivir como adulto.
  13. Nunca digas nunca.
  14. Piénsalo, vuelve a pensarlo, dilo en tu cabeza, imagínate diciéndolo y vuelve a pensarlo una vez más antes de abrir la boca y decirlo.
  15. El amor y el sexo son dos cosas tan maravillosas y diferentes, que juntas son lo más increíble que puedes experimentar.
  16. Nunca te limites en aquello que te haga la vida más alegre y feliz.
  17. El mundo es un lugar muy pequeño, mucho muy pequeño. Intenta ser una mejor persona cada día del resto de tu vida (en todos los aspectos que puedas).
  18. La violencia es el último recurso de los idiotas y los ignorantes.
  19. En la medida de lo posible, trata de no confundir lo bueno con lo mejor.
  20. Siempre ten a la mano una buena botella de whisky o de vino.
  21. Ten al menos un vicio sano y divertido.
  22. Se honesto contigo mismo; busca ser congruente con tus pensamientos y tus acciones.
  23. Ve a un restaurante de lujo y pide el platillo que más desees sin observar el precio, al menos una vez al año.
  24. A esta vida se viene básicamente a dos cosas: A divertirte y a aprender, por lo tanto diviértete y aprende, aprende mucho.
  25. Algunas veces, uno más uno, no suman dos.
  26. La primera regla del arte de la guerra es evitar la guerra.
  27. Encuentra un trabajo que te guste, te llene de satisfacción y que sea divertido.
  28. Nunca hables de alguien a sus espaldas a menos que tengas algo bueno que decir de él.
  29. Siempre se honesto con tus amigos, aunque les duela lo que tengas que decirles, ellos no esperarán menos de ti.
  30. Déjate querer.
  31. Ten un sueño imposible y busca la manera de llegar a él, sin importar que tan inverosímil parezca.
  32. Se tierno con los niños, paciente con los ancianos e inflexible con las injusticias.
  33. La política, la religión y el sexo nunca son buenos temas de conversación. Siempre terminarás peleando, insultando o hablando mal de alguien.
  34. Se el mejor ladrón que puedas, honra a tus héroes y siempre dales el crédito que se merecen.
  35. Para sumar, la mayoría de las veces hay que restar.
  36. No subestimes a nadie. No he conocido a una persona de la cual no haya aprendido algo.
  37. No seas egoísta con tu trabajo, enseña lo que has hecho y cómo lo has hecho.
  38. No importa de donde vengas, procura siempre tener claro a dónde vas.
  39. Si de algo estoy seguro es de que algún día moriré y desapareceré como un grano de arena en el desierto.

He hecho este ejercicio desde hace diez años, y es curioso como la lista crece poco a poco, pero no varía tanto como yo hubiera esperado. Me alegra seguir siendo el mismo (quiero pensar que un poco más sabio, y un poco más interesante), después de algunos años.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.