Eres

Eres ese idioma que nunca lograré entender.

Eres esa cálida risotada que nunca se me contagiará.

Eres esos brazos que no me sujetarán cuando ya todo me pese demasiado.

Eres esos ojos que no me darán los buenos días cada mañana.

Eres esa comisura al final de una sonrisa que no voy a poder besar.

Eres esas galaxias de lunares en tu espalda que nunca tendré la oportunidad de descubrir.

Eres ese cuerpo que no me arropará cada noche, cuando el frío trate de colarse entre mis huesos.

Eres esa respiración que no entrecortará la mía, que no despertará con suspiros cada poro de mi piel.

Eres esas manos que no buscarán (y encontrarán) refugio en cada pliegue de mi ser.

Eres todo eso que nunca podré tener.