LCV Stands with Dreamers: An Inextricable Link between Environmental Solutions and Racial Justice

*En Español abajo

Many of our friends and community members — Dreamers and immigrant families — face uncertainty and deportation because of the Trump administration’s racist policies. So, in the last day before the government’s funding once again expires, the League of Conservation Voters (LCV) joined Dreamers and a broad coalition of supporters in a rally calling on Congress to pass a clean Dream Act.

LCV’s vice president of government affairs, Sara Chieffo, addressed the crowd, and as she put it, we’re fighting for “a world where power and privilege no longer fill our air and water with pollution or prop up the systemic drivers of racial inequity in our country.”

Read Sara’s full remarks below:

Photo Credit: Twitter/United We Dream

Good afternoon, my name is Sara Chieffo and I am the Vice President for Government Affairs at the League of Conservation Voters. I’m honored to be here today supporting Dreamers.

I spend my days fighting to protect our environment. I spend my nights worried about the world I am leaving for my two young daughters.

I do my best to be a strong role model for my girls. I talk to them about why I am fighting for a more just world — a world where power and privilege no longer fill our air and water with pollution or prop up the systemic drivers of racial inequity in our country.

The right to breathe air free of toxins like arsenic and mercury and to drink water without fear of lead exposure should not depend on the color of your skin, how much money you make, where you live, or your immigration status. Too often today, it does.

The Trump administration is doing everything in its power to protect the powerful — this includes doing the bidding of corporate polluters and other special interests.

The Trump administration is gutting clean air and water standards that protect our health.

They’re selling out national monuments that help protect sacred Native American sites to Big Polluters.

They’re replacing experts with industry shills on science advisory boards.

You might be wondering why, the League of Conservation Voters, an environmental organization, is joining this fight for Dreamers and immigrant families.

Let me share just four of the many reasons why I’m here today.

First, we believe in Dreamers. We believe that a generation of young people who are invested in this country’s future and know no other home are indispensable members of our communities. Dreamers are making invaluable contributions to our society and deserve to have the safety, stability and legal means to fully participate in this democracy.

Second, to combat the climate crisis, we must stand together. Communities of color and working families are hit first and worst by the impacts of climate change and uncontrolled pollution. This is unjust — it’s a legacy of the deeply rooted racial inequities in this country, the same inequities that are keeping Dreamers in limbo today. This needs to change and it will take all of us to do so.

Third, this issue is personal for us. Some of our staff, our volunteers, and our more than 3 million supporters are directly affected by Trump’s anti-immigrant actions. And for those of us who are not personally facing uncertainty — this is a matter of doing what it right. Our members are in this fight with us — they’ve already sent more than 100,000 messages into Congress in support of a clean Dream Act.

Fourth, these young people should not be used as bargaining chips in Trump’s attempt to build a xenophobic and environmentally destructive border wall. Existing fencing, barriers and walls along the southern border have already inflicted severe environmental damage — they’ve fragmented habitats, torn through public lands, and caused dangerous flooding, putting residents and their property at risk. A border wall also turns a blind eye to the vital relationships of cross-border communities and undermines our longstanding values as a nation.

The bottom line for us: the fight for environmental solutions and racial justice are inextricably linked.

It is an honor to be here with you today. I’m so inspired by the young Dreamers who have built this incredible movement, and we promise to keep to fighting alongside you.


LCV Apoya a los Dreamers: El Nexo Estrecho entre las Soluciones para el Ambiente y la Justicia Racial

Muchos de nuestros amigos y miembros de la comunidad– Dreamers y familias de inmigrantes– enfrentan incertidumbre y posible deportación. Así que en el último día antes de que el financiamiento del gobierno expire de nuevo, la Liga de Votantes por la Conservación (LCV) se unió con los Dreamers y con una amplia coalición de grupos de apoyo en una marcha para hacer un llamado al Congreso para que apruebe la ley Dream Act.

La Vice Presidente de Asuntos Gubernamentales de LCV, Sara Chieffo, se dirigió al grupo reunido, y les hizo saber que estamos luchando a favor de “un mundo donde el poder y el privilegio ya no llenen nuestro aire y nuestras aguas con contaminación, ni se siga apoyando a los factores del sistema que impulsan la desigualdad racial en nuestro país.”

He aquí la participación completa de Sara:

Buenas tardes, mi nombre es Sara Chieffo y soy la Vice Presidente de Asuntos Gubernamentales de la Liga de Votantes por la Conservación. Me siento honrada de estar aquí con ustedes el día de hoy en apoyo a los Dreamers.

Mis días se pasan en la lucha por la protección de nuestro medio ambiente y me paso las noches preocupada por el mundo que le voy a heredar a mis dos pequeñas hijas.

Pongo todo mi esfuerzo para llegar a ser un buen ejemplo para mis hijas. Converso con ellas sobre las razones que me animan a luchar para lograr un mundo más justo– un mundo donde el poder y el privilegio ya no llenen nuestro aire y nuestras aguas con contaminación o se siga apoyando a los factores del sistema que impulsan la desigualdad racial en nuestro país.

El derecho a respirar aire libre de toxinas como el arsénico y el mercurio y se pueda beber agua sin miedo a exponerse al plomo, o que el color de la piel, cuánto dinero ganes, donde vivas o tu estatus migratorio sean factores que aumenten el riesgo a la contaminación por plomo. Hoy en día, esto es algo que sucede frecuentemente.

La administración Trump está haciendo todo en su poder para proteger a los poderosos– esto incluye seguir las instrucciones de los contaminadores corporativos y de otros intereses especiales.

La administración Trump está debilitando regulaciones para el aire puro y el agua limpia que protegen nuestra salud.

Están vendiendo nuestros monumentos nacionales, que nos ayudan a proteger sitios sagrados de los Nativos Americanos, a los Grandes Contaminadores.

Están reemplazando a los expertos con cómplices de la industria en juntas consultivas de asesoría científica.

Puede que te estés preguntando el por qué la Liga de Votantes por la Conservación, un grupo ambientalista, esté uniendo sus esfuerzos en la lucha a favor de los Dreamers y de las familias de inmigrantes.

Déjenme compartir solamente cuatro de las muchas razones por las que hoy me encuentro aquí frente a ustedes.

Primero, creemos en los Dreamers. Creemos que una generación de gente joven que ha invertido en el futuro de este país y no ha tenido un hogar en ninguna otra nación, son miembros indispensables de nuestras comunidades. Los Dreamers están haciendo contribuciones incalculables a nuestra sociedad y merecen la seguridad, estabilidad y los medios legales para participar de manera íntegra en esta democracia.

Segundo, para combatir la crisis climática, debemos ponernos de pie juntos. Las comunidades de color y las familias trabajadoras son las primeras y las más afectadas por los impactos del cambio climático y la contaminación desenfrenada. Esto es injusto — es un legado de las profundas desigualdades raciales en este país, las mismas desigualdades que mantienen a los Dreamers en limbo hoy en día. Esto necesita cambiar y va a requerir que todos nosotros participemos para lograrlo.

Tercero, este es un tema personal para nosotros. Algunos miembros de nuestro personal, nuestros voluntarios, y nuestros más de 3 millones de partidarios están siendo directamente afectados por las acciones anti-inmigrantes de Trump. Y para todos aquéllos que personalmente no se vean afectados por la inseguridad o la incertidumbre– se trata de hacer lo correcto. Nuestros miembros se encuentran en esta lucha con nosotros– ya han enviado más de 100,000 mensajes al Congreso en apoyo al Dream Act sin condiciones.

Cuarto, estos jóvenes no deberían usarse como fichas de negociación en el intento de Trump de construir un muro fronterizo que es xenófobo y destructivo para el medio ambiente. Las bardas, barreras, y muros existentes a lo largo de la frontera al sur de nuestro país ya han causado graves daños ecológicos– han fragmentado hábitats, destruido porciones de tierras públicas, y causado peligrosas inundaciones, poniendo a los residentes y a sus propiedades en riesgo. Un muro en la frontera cierra los ojos a las interconectadas y vitales relaciones de las comunidades fronterizas y debilita los arraigados principios de nuestra nación.

A nosotros nos queda muy claro que la lucha a favor de soluciones ambientales y la justicia racial son temas que están estrechamente ligados.

Es un honor estar aquí con ustedes el día de hoy. Me siento inspirada por los jóvenes Dreamers que han impulsado este increíble movimiento, y les prometemos que seguiremos luchando a su lado.