Rodolfo Walsh

Rodolfo Walsh

“Fui lavacopas, limpiavidrios, comerciante de antigüedades y criptógrafo”, diría él si lo tuviéramos acá. También afirmaría que nació en 1927 en Choele Choel, Rio Negro, y que veinticinco años más tarde trabajó en la editorial Hachette como corrector y traductor, además de su participación en la revista Vea y Lea. De la misma manera confirmaría su secuestro y posterior asesinato a cargo de un grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el 25 de marzo de 1977.

Un día antes, Walsh había enviado la Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar a las redacciones de los diarios desarrollando las atrocidades que el gobierno de facto llevó a cabo pero ninguna la publicó. “Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror”, se había expresado el escritor.

En 1956, Walsh escuchó disparos frente a su casa mientras jugaba al ajedrez con sus amigos. Al oir el estallido de las armas, rodeó la manzana de su hogar e ingresó hasta donde se encontraba su familia. Una vez adentro, el periodista vio que los oficiales armados habían entrado a todas las habitaciones de su hogar. Afuera, un muchacho gritó: “No me dejen solo, hijos de puta”. De esa manera fue testigo de la muerte de un conscripto.

Ese suceso fue uno de los disparadores -ese y la idea de saber que había un fusilado que había sobrevivido a la masacre de José León Suárez- de lo que después llamó Operación Masacre, la obra representativa del periodismo de investigación y relato policial más importante de la literatura nacional e internacional. Operación Masacre cambió mi vida. Haciéndola, descubrí, además de mis perplejidades íntimas, que existía un amenazante mundo exterior”, dijo sobre el libro.

También escribió: ¿Quién mató a Rosendo? y Caso Satanowsky, además de cuentos policiales en dos antologías: Diez cuentos policiales argentinos, y Antología del cuento extraño.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.