Pasión motera: cuatro lecciones que aprendí de una “Oveja Negra”

Cientos de peruanos ya están calentando motores para recorrer el Perú. ¿Tú también estás en eso? Entonces, dale un vistazo a lo que esta familia de moteros tiene para contarte. Sobre todo, si tienes planeado iniciar el mejor viaje de tu vida.

Hay muchas formas de conocer el Perú: en avión, a pie, en auto… pero para los chicos de “Oveja Negra”, la moto es la mejor de las opciones. No solo por ser más rápida y económica — según ellos, la proporción del ahorro es de uno a cinco en comparación con el auto –, sino porque las sensaciones que se viven a bordo son indescriptibles.

A pesar de que nuestra cita fue por la noche, pudimos ver ese brillo especial en sus ojos cuando intentaban explicarnos por qué preferían estos vehículos. Algunos llamaban a ese sentimiento “felicidad”, otros les decían “diversión”, pero todos coincidían en que la mejor palabra para describirlo era “libertad”.

Conocer esta familia de moteros podría hacerte cambiar de percepción sobre este mundo de dos ruedas. Y es que ellos hacen honor a su nombre, pues se aseguran de tener todos sus papeles en regla, dejan de lado las bebidas cuando salen a motear, se vuelven amigos de los policías cuando estos los detiene… Definitivamente, son las ovejas negras del motociclismo. O por lo menos, de lo que se cree que es esta forma de vida.

Solo un motero de corazón, como ellos, sabe sacar la vuelta a las incertidumbres del camino y convertir esos momentos en lecciones para toda la vida. Estos aprendizajes son el condimento perfecto para “sazonar” cada salida motera y hacerla exquisita, así la ruta sea corta o larga.

Las “ovejas” hablaron y tuvieron lecciones valiosas que contar.

Lección 1: las caídas duelen, pero enseñan

“Dicen que hay dos tipos de moteros: los que se han caído y los que se van a caer. Y es que cuando tienes una moto, sí o sí besarás el piso en algún momento. De todas maneras pasarás por eso, así no quieras. Pero es en ese momento que aprendes a ser más consciente de quién eres y de lo que te falta para llegar a tu cometido: una pirueta, un salto…

Los golpes enseñan y enseñan de verdad. Pero no tengas miedo porque después, te levantarás más fortalecido”.

Lección 2: en grupo, siempre es mejor

“Y ya que hablamos de caídas, ¿sabes cuál es la mejor forma de superarlas? Moteando con los amigos.

El grupo siempre da seguridad y soporte. Por ejemplo, si te caes en pleno tráfico, ellos te ayudarán a levantarte, detendrán a los carros, te pondrán a salvo si se trata de algo grave; incluso, te ayudarán a reparar tu moto si sale dañada, pues siempre hay alguien que va preparado con todas sus herramientas.

Juntarte y salir con los amigos es bacán porque te diviertes y te distraes. Incluso, pueden conocer gente de otros grupos, compartir experiencias… No te sentirás nunca solo”.

Lección 3: el viento sopla para todos

“Y si se trata de divertirnos en equipo, ¿por qué poner restricciones?

Siempre hemos tenido esa premisa. Por eso, en el grupo aceptamos cualquier tipo de moto porque la idea es motear, juntarnos y pasarla bien. ¿Para qué hacer distinciones?

Sabemos que otros clubes moteros tienen mucho en cuenta el tema de los modelos o las marcas. Pero — aquí entre nos — en la pista, lo único que importa es tu pasión por las motos.

¡Ah! Y también que quieras ser amigo de todos”.

Lección 4: vale la pena vivir tu pasión… con precaución

“’Ovejas Negras’ gira en torno a la amistad y a la confianza. Acá no hay ningún tipo de capital invertido. No somos una empresa, somos un grupo de personas que les gusta el hecho de compartir, integrarse, formar parte de un lugar donde acepten tu pasión por las motos tal cual la sientes.

Obviamente, sí hay riesgos que vivimos a diario en las pistas. Pero si uno maneja con cuidado, con la habilidad suficiente, puedes prevenirlos. El tener los papeles en regla y el SOAT actualizado también ayuda mucho (por eso, tenemos esto último como un requisito para entrar al grupo).

Las motos son un tema esencial, pero no es lo principal. Finalmente, somos un grupo de personas y nuestra seguridad es importante para poder vivir con mayor libertad esos sentimientos, esa adrenalina, esa sensación de estar volando, que solo la moto te da.

Podríamos darte muchos tips para manejar bien, como el que te van a cerrar o van a cuestionar tu gusto por este vehículo, pero eso ya lo aprendes en el camino. Y ese camino sí que vale la pena recorrerlo”.

Like what you read? Give La Positiva Seguros a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.