Ríe, Ama, Llora, Arriesga, Corre, Aprende. ¡Viveeee!

Ríe. Hasta que te duela el estómago, hasta que no quede duda que la felicidad se vive en ti, contigo. Ríe porque no hay mejor manera de transmitir todo lo que llevas dentro. Ríe llorando, soñando, amando.

Ama. Como si fuera la primera vez, como si durara para siempre, como si no fueran a hacerte daño. Ama con la intensidad de no saber el dolor que causa perder, ama mucho, entrega y aprende a recibir también.

Llora. Hasta que se te sequen los ojos, saca tu dolor en cada lágrima, haz que tu alma hable por ti. Llora también de alegría y aprende a gozar cada sentimiento que recorra tu ser.

Arriesga. A cada minuto, lánzate. Hasta que consigas lo que buscas o hasta que te equivoques. Y entonces intenta nuevamente, una y otra vez hasta obtener el resultado deseado.

Corre. Camina, trota hasta que no puedas más, hasta que te ardan los pulmones, hasta que te des cuenta de que equivocarse es aprender.

Y aprende. Aprende que los errores son las piedras que construyen tu camino, que te construyen a ti. Aprende que la perfección no existe más allá de los ojos del que mira. Aprende que siempre queda algo que aprender, un sitio al que viajar y alguien a quien conocer.

¿Qué te voy a decir yo? Me he enamorado de muchos lugares y personas, son mi hogar. Vivo en la cuerda floja de no pensar más allá de un futuro inmediato, me dedico a vivir intensamente, a sentir y a crecer todos los días. Aprovecho la vida para bailar, reír, cantar, llorar, amar, aprender y seguir una vez más, una más y ya.

¿Y a ti, qué te hace sentir la vida?

San Pancho, Nayarit. Foto by: DaMe.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jessi Ayala’s story.