prawciencia

¿Tiene sentido que sigamos considerando las redes sociales canales de expresión alternativos (si es que alguna vez lo han sido) cuando la policía, los políticos y los mass media (entre otros representantes del poder establecido) se han adueñado de ellos? ¿Estas instituciones secuestran, de forma sistemática y deliberada, nuestro (ya escaso) derecho a manifestarnos libremente al usurparnos el (poco) espacio habilitado a tal efecto o son simples y ridículas víctimas de lo que se conoce como una estrategia de comunicación cercana e informal? ¿Nos están robando nuestros próceres (también) la memesfera? ¿Nos pertenece en realidad? ¿El desconocimiento de la ley exime del delito? ¿Qué da más pena, que los departamentos de comunicación de las distintas entidades corporativas intenten asimilar nuestra forma de expresarnos o que nosotros intentemos imitar la de ellos? ¿Existe o ha existido en algún momento alguna diferencia entre el lenguaje utilizado en ambos casos? Y sobre todo, ¿qué tiene que ver esto con el último tema de Cecilio. G?

A.C.A.B.
La polisía le “roba” un beso a Izquierda Unida

Puede que todos estemos de acuerdo en que LA POLICÍA Y LOS PARTIDOS POLÍTICOS NO ESTÁN AQUÍ PARA HACER MEMES. Pero entonces, ¿POR QUÉ LOS HACEN? Y sobre todo, si su función no es hacernos reír ¿PARA QUÉ COÑO SIRVEN?

La gente al parecer aún espera ALGO de estas instituciones. Si lo único que ofrecen son tweets (financiados con el dinero que nos confiscan) lo normal es que el ciudadano medio LO ASUMA Y YA ESTÁ. Llegados a este punto incluso hasta resulta lógico exigir algo con gancho, ¿no? “Estilo el graffitti de Banksy con un link a la canción de Los Punsetes

meme :D

Llegamos así al eje de la cuestión: Carlos Fernández Guerra. Community Manager y líder del equipo de comunicación que gestionó la cuenta oficial de twitter de la Policía Nacional (creada por él mismo) entre los años 2009 y 2015. Este tipo ha utilizado toda la logística y los medios de producción y difusión de una entidad pública a nivel nacional para generar un enriquecimiento simbólico (y económico) en rendimientos personales y profesionales. Pero en realidad su agenda estaba enfocada a un propósito superior: modificar las estructuras de comunicación entre la autoridad (pública o privada) y el usuario (público o privado) y de paso reforzar este statu quo de forma amable. El mensaje está claro: Estamos aquí. Signifique lo que signifique.

Su planteamiento, que por otro lado es el establecido hoy en día en cualquier empresa con espíritu corporativista (es decir todas), es el de confundir la mímesis con la cercanía. Apelar a lo conocido para eliminar la distancia. Pero da igual que imagen logren proyectar las fuerzas de seguridad en twitter, eso no va a cambiar la percepción general de los ciudadanos sobre su relación práctica con los agentes uniformados. La sombra de lo paramilitar y sus connotaciones de violencia represiva les persigue y no es algo que se solucione con emojis de flamencas o fotos de gatitos.

La incapacidad que demuestran los responsables de muchos departamentos de comunicación a la hora de leer un aumento de followers con el primordial y necesario sentido de la ironía es alarmante. Incluso obliga a pensar que son conscientes del cruel humor que encierran sus dobles mensajes.

Ahora el daño ya está hecho. La influencia ha contaminado las estrategias de comunicación en redes sociales utilizadas por toda clase de entidades públicas y privadas.

¿Cómo (no) regulamos fiscal y socialmente un meme extraído de la cuenta oficial de twitter de la policía? ¿Y si el contenido proviene de la página de facebook de un partido político financiado en parte con subvenciones públicas? ¿Nos pertenecen los memes que se sufragan con nuestros impuestos? ¿A quién pertenece un meme? ¿Un meme pertenece? ¿Protegen los derechos de autor al CM? ¿El post pertenece al CM o al miembro del equipo de comunicación que lo escribe? ¿Hay cabida para una concepción fiscal del meme? Y si es así, ¿el hecho de apelar a nuestros tributos nombrándolos con el participio del verbo imponer no es un meme en sí mismo?

Por otro lado si ya ha empezado el expolio de la memesfera por parte de las entidades (autoproclamadas) legítimas, ¿que nos queda? ¿Tiene sentido hacerse esta pregunta? ¿Si se corrompe el medio se corrompe el mensaje? ¿Es el contexto el que otorga autenticidad a lo dicho? ¿Es si quiera el propio mensaje el que insufla verdad a nuestras palabras?

Recordemos.

Hay que reconocer que el Community Manager de IU tiene bastante razón. Que os creéis que todo es puta broma y luego pasa lo que pasa.

Pero también hemos de admitir que sus palabras casi carecen de significado. Están vacías. El discurso por repetido ha perdido efectividad, se ha vuelto inútil. Los políticos (esta palabra es el mejor ejemplo) no dejan de ser otras “víctimas” (otro buen ejemplo) de una devaluación del lenguaje que ellos mismos han provocado mediante una maniobra de saqueo y confusión constante. Pero eso ya da igual. El problema es que los ciudadanos (en griego πολίτης, pronunciado polítis) asumen estas formas y no son capaces de trascenderlas. Desoficializad vuestro discurso por favor.

Nuestra cultura se construye (desde luego también se destruye) y se manifiesta a través del lenguaje. Asumir este hecho e intentar discernir en que medida esta situación condiciona nuestras formas de expresión (incluidas las institucionales) resulta fundamental. Es la comprensión de estos mecanismos lo que nos permitirá desarticularlos.

Ahora bien, una vez detectado el artefacto puedes proceder a desmantelarlo de forma tosca. A golpes. Como lo haría alguien que en realidad no cuenta con las herramientas necesarias.

O puedes operar con sutileza. Con destreza alquímica.

O mejor no. Que cojones. TÍRALO TODO ABAJO. REVIÉNTALO A PATADAS. REDÚCELO A ESCOMBROS. Pero por favor reordena después los cascotes. Nútrete de los restos del incendio. Reconfigura los desechos de un modo original. CONTESTA DE FORMA CREATIVA.

Si además a ese talento eres capaz de sumarle el don de la oportunidad entonces lo habrás conseguido. Podrás construir (y destruir) realidades (culturales) sólidas. Serás un PUTO MAGO.

Y esa es la #prawlesson de hoy.

#prawciencia

Toyac@s tod@s. :P ❤