Sábado, 2 am

Son las dos de la mañana, de nuevo, una noche más.

Uno no se da cuenta de qué tan absurdas son las noches dedicadas a tomar hasta que presencia una totalmente sobrio. Debo admitir que tomé un poco, pero la cerveza me provocaba tal asco que de alguna manera mi organismo no dejó que alterara para nada mi forma de existir esta noche. Desearía, en el momento en el que no me siento en ambiente, poder aparecer en mi casa, en mi sillón, con una buena película, con buena música.

Hubo varias cosas que me arruinaron el día de hoy, pero enumerarlas y hablar de ellas no me haría diferente a esos tipos que se ponen a hablar mierdas de las cosas que no les favorecen y, honestamente, estoy demasiado sobrio para eso.

Sólo… No tendría ningún problema en olvidar este día. No lo echaría de menos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.