Gracias y Cuídate

Hace a penas unas horas me di cuenta que “gracias” y “cuídate” son palabras que la mayoría de las personas decimos a la menor provocación, parece que están programadas como una respuesta automática.

Gracias,una de las llamadas palabras mágicas, la que demuestra “educación”, una de las primeras palabras que nos enseñan. Cuídate, otra expresión que muchos utilizamos sin el menor de los tapujos, generalmente es usada al despedirnos de alguien; es la recomendación favorita, o tal vez la más instintiva.

Pero ¿realmente entendemos el significado de cada una de estas palabras?¿somos conscientes de lo que implica decirlas? seguramente sí, pero en su sentido más superficial. Mi intención no es desglosar el significado etimológico de cada palabra, ni tampoco juzgar si son bien empleadas.

Mi único objetivo es utilizarlas en este texto de manera consciente, desde lo más profundo y puro de su significado.

Así que empezaré por expresar mi gratitud, no importa a quien; tal vez sientas empatía por lo que estás a punto de leer y decidas pensar en el nombre de un destinatario.

Bien, aquí voy… Gracias, gracias por enseñarme que no es tan malo tener un plan de vida y seguirlo al pie de la letra, porque al final, las recompensas que te ha dejado el plan, son lo más hermoso que te ha sucedido en la vida. Gracias por demostrarme que aún existen personas con fe en las personas y en esta podredumbre de planeta, por tener el deseo de mejorar día con día. Gracias por mostrarte tal y como eres (situación que no cualquier persona logra) por tu transparencia, por mostrarme que la amabilidad todavía es la llave de muchas puertas.

Gracias por ser una persona amorosa, que no teme a mostrar sus sentimientos, por dejarme ver algunas de tus debilidades, por demostrarme que querer a alguien es de las cosas más lindas que te pueden suceder (con todo y el dolor que eso implica), gracias por ese cariño bonito, el que todos merecemos vivir, gracias por mirarme tal cual soy sin juzgarme, gracias por tu apoyo, por tus consejos y charlas interminables, por compartir tus logros, tus gustos, tus miedos y sobre todo gracias por haberte cruzado en mi camino, por permitirme mirar los ojos más lindos y expresivos que he tenido enfrente, por hacer de una simple sonrisa un momento mágico, por tomar mi mano de forma honesta, por hacerme reír a carcajadas.

Y gracias por enseñarme que merezco ser la más feliz sin apropiarme de los problemas y fantasmas de nadie; gracias por ver mis virtudes y valorarlas como nadie lo había hecho. Gracias por salir del camino y no opacar la luz que sólo tú has visto en mi.

Por último, sólo me resta decir que te cuides, y no precisamente de los peligros del mundo, eso te lo dice cualquier persona. Yo te recomiendo cuidarte del monstruo malvado, cruel y despiadado que todos llevamos en nuestra mente; no dejes que te venza, nosotros mismos podemos ser la peor combinación entre un Kraken y Doomdsday.

Aléjate de lo que te hace sentir mal, de lo que apaga tu luz; no intentes iluminarlos, ese no es tu problema. Quiérete y quiérete mucho, sobre todas las cosas.

Yo te quiero y siempre ocuparás un espacio en mi mente y en mi corazón, y no te quiero con la esperanza de que un día nos volveremos a encontrar, no, te quiero libre, feliz, en plenitud, valiente, con la fuerza suficiente para vencer todo lo que se interponga entre tú y tu tranquilidad.

Recuerda que al final encontraré el modo de manifestarme, tal vez no físicamente,pero existen muchos modos en los que puedes sentir mi apoyo y compañía, lo sabes, ahí estaré cuando me necesites.

Cuídate y gracias.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.