Desahogos utópicos

Por hacer lo bueno (que se supone que debes de hacer) no se necesita recompensa. Las consecuencias son intangibles.

Quisiera no molestarte
y seguir igual que antes
pero todo tiene un balance,
no es estático ni constante.

Yo te juro que te amo
solo me freno al demostrarte
por miedo a mostrarte tanto
que ni sepas valorarme.

Siento que me has usado un poco,
de tanto entregarme.
Piensas que me tienes en tus manos
y no sabes cuidarme.

De mi te has olvidado,
sólo están tus necesidades.
Yo como siempre quedo a un lado
si deseo acurrucarte.

Qué ¿qué yo quiero?
Quiero que me ames,
no solo en la cama,
con todos mis desastres.

Yo quisiera que me ames
así como lo intento:
sin fronteras, banalidad
o limitantes mentales.

Yo quisiera que me ames.
Solo siéntelo, no te ates.
Solo vivelo sin mediante,
en vivo como cantante.

Yo quisiera que me ames
sin excusas mas cobardes.
También yo quiero amarte,
que me cuides y cuidarte.

Yo quiero que pienses en mí
antes de tomar una decisión.
No que la tomes para mi
pero que al menos pienses en dos.

Quiero que me hagas feliz,
con o sin error,
y que te preocupes por mí
tanto como yo.

Quiero que pienses en mí
en toda tu distribución,
que quisieras estar conmigo
no importa la ocasión.

Quiero que me hagas feliz
con todo tu esplendor.
Quiero ser tu dulce desliz
y no tu peor error.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.