Ganó Mauricio, la bolsa se calentó.

Dato político e inobjetable (los números no mienten): Con la victoria política de Macri el domingo (uno que queda segundo e igual resulta ganador) la bolsa de valores se disparó “a niveles inusitados”. Se erecta, como quien se dispone a tener sexo, a culear. El poder económico sabe que está cerquita. Que está cerquita de incrementar su poder a máximo nivel, como hace años no pasaba. Que en Mauricio tiene un títere que manejar, un neoliberal que le va a sacar el bozal al perro rabioso. Un tipo que les va a dejar en bandeja el poder real. Un estado chico que en su pequeñez, se desinteresa totalmente por redistribuir la riqueza, dejando todo a manos del mercado.¿La gente de a pie? La gente que se cagué. Porque los recursos son limitados y le gente no. ¿La distribución de la riqueza?: Nos vemos en Disney. Y no, no puedo. No tengo plata para irme a Disney.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.