El Wi-Fy o la tripa

Como cuando un asaltante dice:

El dinero o la vida.

Así ahora mismo. He pagado toda mi quincena a mi proveedor de internet, a los cuatro días me restablecen el servicio y tres días más factura nueva.

No, pues también tengo que comer y la familia lo mismo.

Así que en el pago anterior les digo: Vayamos de compras. Y un poco, algo de alimentos compramos.

Lógico que me quitaron nuevamente la conexión a internet.

Bueno, fue a pagar una recarga Prepago de $50 (cincuenta pesos mexicanos) y movistar me a dado llamadas ilimitadas, SMS ilimitados y 1 Gb para usar en Whatsapp, Facebook y Twitter. Por 9 días. Así que aquí estoy, haciendo uso de datos y escribiendo de pie mientras no hay quien pase y deba yo ir a abrirle la puerta.

Oh, aquí viene bajando una señora. Guardo el móvil discretamente en el bolsillo del pantalón y luego de saludar le abro la puerta y antes de cerrar le deseo que tenga buena tarde.

Ahora a terminar de escribir y tocar el botón “Publicar” en Médium.