Te vas.

Estoy sentada en la vereda escuchando la canción que escuchamos la última vez que nos vimos. Te estoy odiando, odio esta canción.

“Pasaron tantas cosas en este tiempo que nos distanciaron pero que me seguís importando, de verdad”. No dejo de leer y releer ese mensaje, es hermosamente cruel. Como vos.

Hace frío, me quedé sin puchos, está todo cerrado. Mi compañero es un árbol que, castigado por el viento y el invierno, pierde sus hojas. Yo me siento algo perdida porque te alejas y te llevas eso de mi que te conquistó. Te estás yendo y me llevas de la peor manera.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.