La autocensura tiene un precio muy caro. Tu silencio o parálisis está dejando sin voz posiblemente a cientos, miles y millones de personas.
La autocensura
Esther Vargas
81

Admiro mucho a los comunicadores sociales, pues son muchos los que en Colombia han perdido la vida haciendo su labor, sin embargo, esto no los ha detenido para sacar a la luz miles de engaños, cambiando la historia y permitiéndonos creer que todavía existe la esperanza de transformar una nación.