Caídos en el Oblivion, las afueras del sistema

No hace falta explicar con demasiada profundidad lo que es el sistema, todos somos parte de él de una u otra forma. Estar fuera es impensable, además de una hazaña muy difícil de lograr y mantener sin recibir daños colaterales, ya que dependemos de él para todo.

Si vemos al sistema como un vehículo en movimiento, digamos… un tren o una manada donde te resguarda el hecho de pertenecer a un grupo, hay una serie de individuos que estamos al margen, los cuales me gusta llamar como “caídos”, y digo caídos porque no están fuera precisamente en una situación de retiro o disfrutando de una libertad utópica, sino que por diversas circunstancias se ven excluídos del engranaje que compone la sociedad, voluntaria o involuntariamente. Son individuos que están en un estado de Oblivion.

Oblivion: La condición o cualidad de ser olvidado por completo.

Caerse del sistema me atrevería a catalogarlo como una circunstancia más bien rara, que va mucho más allá del fracaso en la vida, aunque puedan confundirse fácilmente. Alguien que fracasa en la vida por lo general sigue perteneciendo al sistema, aunque sea con un empleo y estilo de vida mediocres.

Entrar al Oblivion del que hablo tiene varias capas de mayor complejidad, porque los individuos que están en dicho estado han perdido el hilo conductor, el arnés que los vincula plenamente con la sociedad. Han salido del piloto automático en el que todos estamos,donde tienes una vida óptima o estable en el sistema porque perteneces a diversas actividades sociales convencionales, como ir a la escuela, practicar algún deporte, trabajar en un lugar presencialmente, tener comunicación constante con una familia unida o amigos que funcionan como gancho que impide que te sueltes o te caigas del tren.

Aquí comienza lo interesante, los individuos que se “caen” básicamente lo hacen porque debido a circunstancias muy concretas y personales, actos azarosos y una combinación de circunstancias que normalmente sería difícil que se cumplan, empiezan a desengancharse gradualmente hasta perder el contacto con la sociedad, la cual naturalmente sigue en movimiento y el individuo queda sólo, comienza a perder a los amigos que siguen sus vidas, pierde las motivaciones que lo mantenían, transformando su realidad hasta un punto donde el caído no es capaz ni de reconocerse a sí mismo, sus intereses y motivaciones cambiaron.

El paso del tiempo parece acelerarse y cada año que pasa es más difícil reintegrarse, generando incluso una resistencia a volver al sistema porque cuando logras ver todo desde afuera, muchas cosas que antes parecían muy importantes, pierden el sentido. Los que considerabamos nuestros amigos sólo quedan en nuestra memoria, porque ellos han continuado con sus vidas y nosotros hemos sido olvidados, es prácticamente una forma de suicidio.