Cesar Pastrana - Imagen tomada de diario El Espectador

CARTA A CESAR PASTRANA

El silbato anuncio que la maldición estaba rota. Ya no importaban los 37 años de espera. Vi por primera vez el abrazo en medio de lagrimas de felicidad, vi por primera vez generaciones de hinchas que llevan el escudo en el alma más que en la camiseta, vi por primera vez al ídolo de esta generación levantar la copa. Lo vi allí, como llegando de una batalla que trajo consigo la conquista y por primera vez las pantallas de los televisores transmitieron como el escudo del primer campeón agregaba su séptima estrella, esa noche nos embriagamos pero nunca olvidamos que los casi 37 años no nos diezmaron si no que simplemente despertaron a un león que se añejaba como un buen whisky y que ahora llena nuestras copas.

Me dirijo a usted presidente, como un hincha más. Soy hincha de Santa Fe porque mi papa me hizo hincha. Sufrí como muchos la derrota contra Lanus en aquella Conmebol del 96 y sufrí aun más la derrota del 99 contra el América de Cali. Lloré en la derrota del 2005 contra nacional y lloré de nuevo en 2012 cuando Wilder Medina silencio en Nemesio con un remate desde fuera del área al final del partido. Como muchos soy de esa generación que solo conoció el ser campeón en 2009 después de ganar la modesta copa Colombia.

Marzo de 2010

Nuestra historia de grandeza se inicio el 28 de febrero de 1948, pero nuestro renacer empezó en Marzo de 2010. Usted asumió la presidencia y empezó a reordenar una casa que amábamos pero que no era rentable si no para unos pocos que se encargaban de desangrarla, mientras nuestro equipo parecía estar condenado a perecer. Ardua labor tuvo que desempeñar, tan ardua que muy seguramente le arrebato noches sin dormir, insultos de propios y extraños. Ardua labor que el periodismo sin escrúpulos trató de destruir, pero que usted con hidalguía sorteó y que nos llevo a la época más gloriosa de todas.

Después de muchos años, usted doctor Pastrana comando el renacer del león. Saneo las heridas de muchas malas administraciones, devolvió la credibilidad de la inversión privada. Transmitió liderazgo en el equipo y le apostó a las divisiones inferiores cambiando la mentalidad de los canteranos, inyectando ese “Ustedes vienen a un equipo grande”. Creyó en dar oportunidades a las personas, una labor que no solo es respetable futbolísticamente si no socialmente.

De nuevo y ante la mirada atónita de los hinchas que lo apoyamos, estos logros fueron presa de aquellas víboras del periodismo que con palabras plagadas de veneno y a través de los micrófonos crearon vínculos con mafias, regocijándose ante la idea de herir al león, pero usted y los jugadores enfrentaron esa situación y sacaron al equipo aun más fuerte y con esto hacer realidad la tan anhelada sociedad anónima, la sede, un lujoso bus, y esa sensación de saber nuestros títulos son cristalinos como deberían ser los de los demás equipos.

Guardia Albi Roja Sur

La espera solo nos hizo más fuertes

Quedaron atrás los 37 años de sequía. Tenemos ahora la séptima, la octava, la recopa en la derrotamos a los siempre arrogantes azules. Nuestros oídos se deleitaron con los recuerdos de relatores argentinos que ahora hablan del gran Independiente Santa Fe y se refieren a el como un equipo de tradición copera. Tenemos victorias épicas contra gigantes del continente, tenemos estadios llenos donde se canta aun con más fuerza que nunca que “La gloria no se fue de Santa Fe”. Ya no importaron de años viendo como los demás levantaban copas, hoy Santa Fe esta a punto de escribir la página más importante de su historia y una de las más importantes de la historia del futbol colombiano. Hoy Santa Fe tiene más cerca el título con el que todos anhelamos en las vitrinas. Hoy dejamos de hablar solamente de Pazzutto, Cañon, Ernesto Diaz, Gottardi o Pandolfi, Dejamos de hablar del pasado, y ahora vivimos en el presente, ese que hoy tiene a Santa Fe en al final de la Copa Sudamericana.

Doctor Pastrana, en mi mente guardo valiosos recuerdos de Santa Fe. El tren Valencia y sus gambetas en ese 7–3, o los 15 goles de Calimenio Preciado en el Derby capitalino. Muy seguramente seguiré recordándolos toda mi vida, como recordare a Omar Pérez y a Luis Manuel Seijas y como lo recordaré a usted que ya se inmortalizó junto a ellos en la historia que aun falta por contar de Independiente Santa Fe.