Melodía.

Lo que el paisaje me hace pensar es: ¿en qué parte de tu vida estás? ¿Eres feliz? ¿Estás seguro de los pasos que estás dando? ¿Sientes un vacío en el estómago, como cuando sientes que olvidas algo? ¿Ese algo es mi vida? Música, cuerdas, voz, madera, trabajo duro, valentía, sensibilidad, romanticismo, colores amarillo, azul, rojo, arrebol, viento, hombría, protección, Dios! Tantas cosas hacen parte de ti, por eso creo difícil confundirte. Los años, han fortalecido este carácter mío, si te revelas ante mí, estoy segura no dejaré de amarte aún con tus dificultades. Amaré saberte humano, me sentiré fuerte por tu brazo y manos firmes, lloraré, porque no será fácil, pero mi corazón encontrará paz en la sinceridad de tu mirada, por la madurez tuya al amar, que sólo puede llegar a ti por inspiración de Dios. ¡Ven! y como un guerrero que eres, dale tu protección a esta dama, que cuidará tus heridas de vida. Seré redención para ti, por ti, por nosotros, por los que vengan.

Like what you read? Give Lizeth C. Collazos a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.