Lindo como un abrazo de la nada

Estaba yo en la cocina por calentar la sopa, cuando la veo venir mirándome con ternura, me abraza, me acaricia el pelo y me dice:

te veo cansada pero feliz, con brillo en los ojos, me encanta ver que te apasiona lo que haces y que lo disfrutes. Yo te quiero mucho y si a veces te hablo con dureza es porque te quiero perfecta, quiero que triunfes, porque vos podes, no quiero que lo olvides.

Cosas como estas emocionan y levantan el día a cualquiera, ver que alguien como ella, que fue capaz de formar esos hijos brillantes que hoy admiro y que en su momento también los quiso perfectos, confía en que yo también pueda serlo, aunque lejos estoy de eso razón tiene en algo que dijo, me apasiona lo que hago.

Pagaría lo que no tengo porque el que me mandó un tímido ‘felicidades’ cuatro horas más tarde cuando me recibí confiara en mí como lo hace #Madrina

Eso sería lindo, como un abrazo de la nada