La meditación es para los hippies

La meditación es para los hippies. Sí. Cosas así llegué a decir hasta que me obligaron a sentarme 5 minutos a tomarme un tiempo para hacer una pausa y respirar.

Suena absurdo pero no tienen idea lo verdaderamente difícil que es -al menos para alguien hiperactivo como yo- estarse quieto 5 minutos. Tan solo estarse quieto. 
Y es, aunque cueste aceptarlo, bastante complejo sentarse a solas con uno mismo.

La meditación no tiene que significar levantarse a las 5 de la mañana mirando hacia la Meca mientras haces 365 saludos al Sol e inundas tu casa en bonito aroma pachuli. Aprender a tomarte una pausa, sentarte, cerrar los ojos y respirar pueden hacer LA diferencia entre colapsar en estrés o hacer un reset cerebral y reiniciar con un punto de vista más fresco.

Personalmente me inicié en la meditación porque se puso de moda y comencé utilizando la app de Headspace. Sonaba super trendy tener tu app de meditación en el iPhone pero a los 5 meses me di cuenta que la había usado 2 veces y la borré.

Caí un día sin querer en una clase de yoga donde me enseñaron la respiración cuadrada y el pranayama solar y lunar
(Pranayama significa ejercicio de respiración, pero once again, tomar yoga te enseña palabras que puedes introducir en cualquier oración aunque no hagan nada de sentido pero te vas a sentir muy lo más)

La maestra de yoga nos dijo que servía para cien mil cosas (entre ellos para la digestión, CRÉANME QUE SÍ SIRVE) y de alguna manera -al menos ese día- me ayudó a relajarme muchísimo.

Comencé a investigar un poco más de las respiraciones (acuérdense que ya les pueden decir pranayamas) y de algunas meditaciones guiadas.

8 meses después me he vuelto fan de Headspace (sí, ahora sí lo uso al menos 4 días a la semana) y de ZhiNeng QiGong (yo lo pronuncio como ChinaChiKung)

Sigue siendo muy difícil para mí sentarme sola, estarme quieta y tratar de estar conmigo misma -por más redundante que suene- por 5 minutos. Tampoco les voy a vender las perlas de la Vírgen diciéndoles que mi vida ahora es perfecta, maravillosa, tranquila y equilibrada pero entre el estrés, la manejada, e insomnios que regularmente tengo, además de mi terrible humor, con las meditaciones cortas de 1,3 y 5 minutos de Headspace y los ejercicios de ChinaChiKung, honestamente te sientes diferente.

¡Aguas! Para los que van a probar ChinaChiKung, aunque al principio suena a podcast de Mariano Osorio y autoayuda (perdóname Aída), el podcast 11 te mueve cosas bien cañón. Son 30 minutos que necesitas estar a solas y en silencio, yo lo pongo antes de dormir y sí te hace un parote.

Descubrí que sí, la meditación es para los hippies, pero también para los emprendedores, para los godínez, para los hiperactivos y para los que no tienen etiquetas en la vida. Quizá siga siendo un ejercicio que “esté de moda” pero son esas modas que valen la pena intentar.


Empowered women empower women

Además de la meditación pueden checar la morning checklist de Benjamin P. Hardy que incluye tips para dormir mejor, desayunar óptimamente, dejar de tomar café (eso nunca va a pasar) y consejos de self-improvement en general.

Aunque estos tips no son exclusivos para mujeres, se los recomiendo principalmente a ellas porque los hombres ya están bastante empoderaditos, ¿no?