1

Eran las 12:00 de un 31 de diciembre, se sentían esas ansias de ver como te despojas del pasado, de los recuerdos de mierda, de las malas experiencias, te sentías bien, como si algo fuera a cambiar, como si abrieras un libro nuevo, como el primer trago de cerveza, como el cigarrillo que no fumabas hace horas. Pero todo iba a seguir igual, y mientras yo sabia eso, en medio de ruidos y puede ser un poco de champagne, y algo de whisky, me suena el teléfono. Tarde varios minutos en codificar el mensaje y el emisor, aunque sabia lo que estaba leyendo y de quien venia, también sabia que eso era algo “raro” paro no decir una total locura. Me enamore, el vivía en Berazategui, en zona sur, yo en zona oeste, el me contó que sabia que me quería porque a los dos gustaba en mismo efecto que pasaba cuando veías algún objeto a través del agua, ver distorsionarse las cosas, a través del agua, me dijo que sabia que me quería porque nos gustaba la misma bandita y esa bandita no la conocía nadie, era nuestra bandita. Y una ves vino a casa y nos quedamos fumando un pucho tras otro, tomando una cerveza tras otra, creo que vimos un ovni, creo que en realidad estábamos borrachos y pensamos que era un ovni. Una ves fuimos a la casa de un amigo y me presento a su gente y eran todos buenos como el, comimos, tomamos, fumamos y nos fuimos. En su casa nos quedamos dormimos, sentados, abrazados, me desperté, lo desperté, le dije que nos acostáramos y nos tapamos, me encantaba su pieza, no era para nada especial, pero tenia magia, me hubiera quedado la vida ahí adentro. Eras tan oscuro como transparente, lo seguís siendo, pero no conmigo, aunque se que si quiera…

Show your support

Clapping shows how much you appreciated XX-46’s story.