25 de marzo

Una nota breve para indicar por qué, para muchos, el 25 de marzo es uno de los días más importantes del año.

La explicación la daba el entonces cardenal Ratzinger: «La tradición judía databa el sacrificio de Abrahán el 25 de marzo. Este día (…) se veía también como el día de la creación del mundo, el día en el que Dios dispuso : “Hágase la luz”. [Entre los cristianos] muy pronto se vio también como el día de la muerte de Cristo y, finalmente, como el día de su concepción», el día de la Anunciación.

Otros recordarán que, en El Señor de los anillos, el 25 de marzo es el día que cayó Sauron.

Sin embargo, es obvio que muchos desconocen su importancia. En uno de sus diarios José Jiménez Lozano decía esto: «P. me habla de la ficha artística hecha por un organismo administrativo, en la que, junto a los datos técnicos, se describe el cuadro de este modo: “Joven con alas de pájaro de rodillas ante una joven con un libro”. Y obviamente se trata de una Anunciación; lo que no está tan claro para nosotros es si la descripción de dicho documento administrativo es debida a la ignorancia general básica que ya ha escalado altos puestos de expertos, o se trata de asepsia laicista. No fuera que, escribiendo Anunciación, hubiera alguna connivencia con la superstición cristiana. Neutralidad escrupulosa entonces».

Joseph Ratzinger, El espíritu de la liturgia. Una introducción (Einführung in den Geist der Liturgie, 2000), Madrid: Ediciones Cristiandad, 2007, 4ª ed.

José Jiménez Lozano, Advenimientos (2006), Valencia: Pre-Textos, 2006.