Poesía para leer en voz alta

antes mostraba mas la cara

porque mostrar la cara es tener ganas.

para tener ganas de mostrar la cara

hay que tener un montón de ganas.

las ganas de sacarme fotos desnuda se empañan

en dejarme contorsionar, e inclinarme

para que la luz me favorezca y me ayude

a ser la otra que no solo muestra la cara.

la otra a veces es muy clara

pero no vive en otra dimensión

aunque parezca no está tan lejos

y no está tan sola, como estoy yo.

¿no te dejó mas tranquila dejar de mirar

qué tenían puesto las otras

que te miraban tan mal?

¿no te dieron ganas de contarles

la formula secreta para no buscarse mas

en lugares donde no iban a estar?

mi yo escualida de nueve años decía

que los varones la pasaban mejor.

preguntale sino a tu varón si sabe

cuanto salen las pastillas que inyectan

la hormona que lo deja acabar.

hay un privilegio gigante que tenemos

además de llegar a gemir y gritar

que es decirnos mirandonos fuerte

te prometo, que a mi me pasa lo mismo que a vos.

ayer fue el dia del amor

una poeta aprovechó y dijo

san valentin en mi opinión

es que mis amigas me pregunten

“esto

te hace bien de verdad?

de verdad te hace bien esto?”

que me hagan entender que si te duele hay que rajar

que tenes el derecho de acabar

y que por mas de que siempre sean dos

en el fondo siempre vas a ser una.

nos tenemos a nosotras

para sobretodo dejarnos ser.

para recordarnos que lo personal es politico

y enseñarnos cómo el feminismo nos cagó la vida.

mi espacio siempre fue decirme

no estás sola.

te prometo que hay mas que esto.

hay muchisimo mas que esto.