Beber agua o no beber

El fin pasado me han reiniciado el Mundo. Me han extraído de la simulación en la que vivía. Me abrieron los ojos y develaron ante mí la verdad, como Neo al salir de la Matrix y encontrarse con una realidad muy distinta.

Seguramente con toda razón fui tildado de ignorante y de necio soberbio que se cree tener la razón siempre, desatando la ira de mi interlocutor cuando la verdad es completamente otra. ¿Cuál es esa gran verdad? ¿Ese gran engaño en el que hemos vivido muchos en esta humanidad? El AGUA, amigos, el agua y su verdadera identidad.

Todo el tiempo se había pensado que el agua era el líquido vital. Que la vida en este planeta era consecuencia de la presencia de este elemento y que por tanto, resultaba esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida, como se nos engañaba desde la escuela primaria.

Pero no. Lo verdaderamente vital son los minerales que se incorporan al líquido al bajar por las montañas y depositarse en los manantiales de donde se extrae para el consumo humano en antaño, pero hoy en día, la industria potabilizadoras que entrega el líquido en garrafones, eliminan tales elementos produciendo el comienzo de nuestra debacle como especie. Y ahí voy yo todavía, con la desfachatez de decir…

— Hombre, pero si por lo menos es H2O, tendrá algo de bueno.
— ¡No, no, no! irrumpió mi maestro, — al tiempo que se iluminaba con el haz de la razón — , el agua envasada es lo peor que hay porque le eliminan los minerales.

Bueno…decidí mejor hablar de otra cosa pues no quise que la ira generada en mi contraparte terminara con la amistad que nos une hasta el momento, pero si lo que hubiera dicho es que el agua embotellada dista mucho de ser pura, nos hubiéramos ahorrado la gran discusión.

Por supuesto que tomar agua embotellada no es lo que se dice, y resulta en cambio ser un riesgo tan grande… digamos… un riesgo tan grande como tomar agua de la llave en un país como el nuestro, donde el agua en su devenir por los cauces va incorporándose de todo tipo de minerales, algunos buenos para nuestra salud como el calcio y el magnesio, pero también de otros letales como el arsénico, e incluso también de otros organismos unicelulares como bacterias que producen serios daños intestinales y la muerte.

Quizás en otros países las regulaciones permitan tener una agua corriente con la calidad suficiente para beberse directamente, pero aquí resulta tan riesgoso como la embotellada, aunque el tipo de riesgos es distinto. Aquí hay que tratar, filtrando, decantando e hirviendo, tanto una como la otra. Por un lado los hay riesgos de tipo bacteriológico y por el otro químico, aumentándose el contra mayor de hoy en día, que es el serio inconveniente ambiental producido por el material del envase, y todo el ciclo industrial que se implica.

Tras una rápida investigación, pude aliviar mi confianza, y saber que efectivamente, en esta matrix donde existimos, el agua sigue siendo el vital líquido que yo siempre había evidenciado a lo largo de mi vida.

La diferencia entre el agua embotellada y otras aguas, puede ser la diferencia entre agua pura y agua potable, que por su parte, puede ser mucha, ya que muchas pueden ser potables aunque no sean puras. Es decir, aunque lo esencial del agua potable es el H2O, muchas aguas nos proveen esta molécula aunque contenga muchas otras partículas también. Las aguas que conocemos vienen en grados distintos de impureza, mayor o menor saludables para nuestro organismo, y algunas son simplemente letales como el agua de mar. Sin embargo, una parte de las aguas en el mundo han sido potables principalmente porque nuestro organismo es un destilador natural de agua. Es decir, nuestro organismo es capaz de separar el agua de cosas que ingerimos como frutas y verduras, y otros líquidos como la leche. Hoy en día, dos cafés, y una cerveza nos podrían proveer del agua (H2O) suficiente que necesitamos por día, ya que nuestro organismo lo separará de la cebada, de la cafeína, del azúcar y demás ingredientes ahí contenidos. Enviará cada cosa a donde se requiera, o se desechará, o se almacenará en nuestro cuerpo causando obesidad.

Lo mismo ocurre con los minerales, se pueden obtener de frutas y verduras ya que nuestro organismo tiene la maestría de extraerlos de ahí. Yo no sé qué lectura, qué página de internet, o quién le habrá dicho a esta persona de mis más sinceros afectos, tal vez alguna de sus novias, que el agua no era lo importante, como lo serían los minerales. Lo que es increíble es la seguridad de llamarme ignorante ante tremenda falacia en la que se supone que había yo vivido toda mi vida.

Dejaré aquí algunas ligas…

Científicos; fuentes duras
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1495189/
http://www.foodandwaterwatch.org/live-healthy/tap-water-vs-bottled-water
Científicas; fuentes duras Mx
file:///C:/Users/Mario/Downloads/volviendo_al_agua_de_la_llave_en_mexico%20(1).pdf
Artículos; fuentes blandas
http://www.m.webmd.com/food-recipes/features/top-6-myths-about-bottled-water
http://www.quiminet.com/articulos/por-que-beber-agua-desmineralizada-2578637.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Agua#La_depuraci.C3.B3n_del_agua_para_beber
http://tlvz.com/5-razones-para-no-tomar-agua-embotellada/
http://zonaj.net/noticia/244/9/agua-corriente-vs-agua-embotellada/
Artículos; fuentes blandas Mx
https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/701457.un-negocio-fuera-de-control.html

��z]��\u*

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.