¿Vivo para comer, o como para vivir?

Por: Nutrióloga y educadora en diabetes Ana de la Vega. (Disponible en MIDOCONLINE)

Esta pregunta nos llama la atención a todos, pues en realidad estamos inmersos en una vida de rutina, prisas y comida rápida, en donde comemos por comer y vivimos haciendo todo en torno a la comida, las reuniones con amigos y familia, las fiestas, las idas al cine o al café, todo lo que hacemos para convivir y para llevar nuestros días se relaciona con la comida, y desafortunadamente, la comida que elegimos no siempre es la mejor elección para nuestra salud.

La importancia de comer conscientemente radica en saber elegir nuestros alimentos, es decir, que sean atractivos, nutritivos y buenos para nuestra salud, de esta manera estaremos comiendo con más sentido y le daremos al cuerpo más energía y nutrientes, con menos comida que antes, pues la comida rápida que nos da saciedad y muchas calorías, no tiene casi nada de nutrientes y sólo nos engorda y altera los niveles de energía y azúcar en el cuerpo, es por eso que nos sentimos cansados y agotados entre comidas, o después de haber elegido una pizza, un sandwich o pasta, que son alimentos ricos en hidratos de carbono y en su mayoría los consumimos como harinas blancas, dejando fuera la fibra que es muy importante para retardar la absorción de azúcar, reducir el colesterol malo y los triglocéridos y mejorar la digestión.

Este es un factor que debemos tomar en cuenta al consumir alimentos con alto contenido en grasas y calorías, pues a pesar de ser nutritivos, si no controlamos las porciones podemos aumentar nuestro peso y almacenamiento de energía. Siempre debe haber un equilibrio entre la energía que me como, y la que gasto a lo largo del día, cuando comemos más de lo que nuestro cuerpo necesita y no hacemos ejercicio o actividades en movimiento para utilizarla, ésta se almacenará en forma de grasa y empezaremos a subir de peso.

Esto no quiere decir que en la dieta no incluyamos alimentos ricos en grasas o hidratos de carbono, pues son muy ricos en nutrientes, aportan energía y nos ayudan a llevar a cabo diferentes funciones metabólicas, pero debemos de consumirlos con moderación y conciencia de que con una porción pequeña nos estarán proporcionando todo lo que necesitamos, sin tener que consumir alimentos fritos o el paquete completo de nueces de macadamia. Mucho ojo con esto.

Si nos queremos nutrir, pero no queremos subir de peso, será importante entender que lo que aumentará la ingesta calórica no es el alimento, sino la cantidad del mismo. El grupo de alimentos que nos aporta más calorías es el de los aceites y grasas que nos dan 9 kcal en 1 gramo, comparado con los carbohidratos y las proteínas que en 1 gramo aportan 4 kcal.

Algunos alimentos de alta densidad calórica son:

Nueces de la india

Nueces de macadamia

Aguacate

Aceites

Cacahuates

Mantequilla de almendras

Frutos secos

Mayonesa

Manteca

Frituras

Chocolate

Comida chatarra.

¡Busca orientación! La salud mental y física depende en gran parte con la alimentación.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.