Mounstro.Malo.Mugre.

💀💀💀💀💀💀💀💀💀💀💀

Mounstro.

Una sonrisa del asco, una cara de desquiciado, una personalidad vacilante, unos dedos pequeños y horribles, un cabello negro azabache, unos ojos oscuros, pero no tan oscuros como su presencia, una presencia que era como tener a un cadáver al lado, totalmente hediondo, alguien que al verlo, sentirlo o tenerlo al lado era insoportable, sus palabras eran veneno que destilaba de sus mandíbulas, un hedor a muerte y falsa esperanza dentro de su boca mientras provocaba un ruido inquietante al apretar los enormes dientes de sus fauces y dejar salir aire por ello, mientras se reía, alzando una mano como pidiendo algo aunque no era nada, como señalando la tumba en la que duerme, como señalando la forma en la que debe actuar aterrador para mostrar que los monstruos existen, sabiendo que solo actúa para que las personas se sientan superiores a el, porque sabe el efecto de ese sentimiento, porque es agradable para los demás…aunque a el le duela, un mounstro que no se le desea el mal, porque siempre será fijo que lo tendrá, hay que estar tranquilos y tranquilas, es solo una masa de carne y pelo que puede ser dañada de una forma sutil…y es recordandole el pasado y recordandole lo que es…un mounstro que es…

Malo.

Por hacerte pasar como lo que no eres, por convertirte en un bueno para nada, por ser quien la gente describe, por nunca resolver nada, eres detestable, contaminas el lugar con tu presencia, tus pasos al escucharlos es como un martilleo en el cráneo, tus hazañas no son más que estupideces, tu risa malévola al recordar algo doloroso…tu risa…que haces para disimular tu dolor, tu maldad física y mental, tu poca fuerza física pero tu ingenio para hacer daño con tan poco recursos, tu excelente plan para hacerte quedar como una mierda, tu forma de atrapar a todos con tu educación que se nota es una calcomania con la esquina levantada, y es así ¿Cuántas veces has quebrado tus dientes por tu ira incontrolable al estar solo? Sabes que no tienes ligar en la cima, por eso eres malo, porque aprendiste de quienes lo practicaron contigo, pero ahora estas acabado y te pudres debajo de los zapatos de todos como la…

Mugre.

Debajo de tus uñas, que están casi por quebrarse de tanto rasguñar la pared del dolor causado por tu soledad interna, insatisfacción sientes al no sentir nuevas experiencias, que probando suciedad del mismo piso en el que estas te das cuenta que estas siendo machacado por la suela de un zapato, pero no sientes dolor, sientes dolor al tratar de salir y no lograrlo, tu cara sucia y llena de lágrimas, pasan las personas y tu sonríes, pero igual se quiebra tu máscara y queda al descubierto tu mugrosa cara, con la seña de que lo de mounstro esta en ti, pero que has sido derrotado, pero ya no te importa el dolor, logras salir de la suela, pero sigues siendo pequeño ante todos los que tienen las cicatrices de las heridas que hiciste con tu hostilidad y veneno, a todos a los que llevan tu sonrisa dibujada en un papel con un signo de advertencia, vas a esconderte como lo que eres, buscas aliviar cada golpe que te da el pasado y tu propio veneno con licor, buscas tener la mirada perdida y los labios en fuego, buscas morir de una vez, no seguir más.

¿No Oswaldo? Es vergonzoso saber que quien me creo como un personaje poderoso vuelva al cuerpo solo para repetir el último procedimiento, buscando matarse, queriendo dejarnos libres, por eso ahora el cuerpo de tu existencia es tomado por mi, pero no puedo resistir el poder que tienes, aun así me avergüenza saber que mi creador utiliza su poder para calentar su garganta, además de que me duele ver como todos te odian, incluso en secreto, como has dejado de valer lo que antes fuiste, teniendo a tantos amigos pero igual sintiendo vacío tu interior, cuando hablo contigo me dan ganas de golpearte fuerte, pero tu ya lo haces de otra forma, quien diría que alguien capaz de crear personajes e historias con tanta facilidad y profundidad, decida crear su hoyo, su cueva en donde sólo vive el, que es un…

Monstruo Malo y Mugroso.
MR. WALK3R (El verdadero).
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.