Yo no olvido el año viejo porque me trajo cosas buenas…

Aunque el internet vino a cambiar nuestras vidas…no logro acordarme como eramos antes sin él y me da un poco de tristeza, pero, igual me hace valorar que estoy viviendo una época donde se “vive la historia” (esto último lo mencionó una vez una conocida y me pareció muy interesante).

Creo que mi encuentro con las redes sociales, empezó a los 9 años. Claro, no existía aún facebook o Myspace. Pero existían chats donde se podías hablar de temas en especifico y era un medio para comunicarse con otras personas. Ya más adelante, empezó a crearse el metroflog, fotolog o MySpace (a ésta nunca le entendí).

Realmente, no me gusta admitir que mi primeras búsquedas de internet son algo triviales y llenas de animaciones japonesas, pero, es así. Al igual que el contenido que compartía en mis redes sociales no tenía nada de informativo al que comaprto ahora. Bueno, aún no existía las diversas páginas que tenemos como plataforma y la información aún no era completa (aunque puede variar aún). Entonces, haciendo un ánalisis: claro que mi forma de usar el internet y las redes sociales han cambiado porque tengo un enfoque diferente donde el entretenimiento pasa a segundo plano. Siento que al pasar el entretenimiento como algo de segundo plano, le hemos dado un uso más significativo al internet y eso ya es un gran cambio en la forma en la cual la usamos; el mediactivismo es un ejemplo de ello.

En conclusión, los medio tradicionales deben de cambiar sus formatos y adaparse a las nuevas tecnologías. Esto ya lo estamos viendo con Televisa creando Blim o los periódicos tienen un formato digital para quien no tenga chance de comprarlo. Aunque, éstas transformaciones igual crean críticas de como consumimos lo que nos llega a nuestro ordenador y es algo que no debemos dejar a un lado. Sí, podemos estar creciendo como sociedad adaptándonos, pero, eso no quita que retrocedamos en nuestra calidad de productos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Madeleine Rojas’s story.