Qué hacer en Munich

con 2 horas

Ocho años trabajando para una compañía bávara y, a pesar de viajar varias veces al año a la capital de Bavaria por tal motivo, lo cierto es que jamás había visto Munich.

Los dos euros que cuesta la entrada para subir a la torre de Alter Peter son una auténtica ganga, aunque tal experiencia no resulta recomendable para quienes no se encuentre en buena forma física o tengan unos kilos de más. La escalera es demasiado estrecha en algunos tramos, con apenas espacio para una persona, lo que complica la subida y la bajada.

Sin embargo, una vez arriba llega la recompensa en forma de una panorámica de 360 grados del centro histórico de Munich y de los suburbios de la ciudad, una vista que nos permite olvidar los 299 escalones que acabamos de subir.

Creo que no me equivoco si afirmo que Alemania, o más específicamente Bavaria, no es famosa por su cocina. Estoy totalmente segura de que si viviera allí, no comería codillo de cerdo cada día, pero cuando como estoy sólo unos días, siento la necesidad de hacerlo. Si no lo hiciera me sentiría como si visitase La Rioja y no bebiera vino.

Doy rienda suelta a tal necesidad en la concurrida Augustiner Beer House, en Frauenplatz, que se caracteriza por contar con una alta concentración de Brauhauses. Se trata de un lugar de aspecto tradicional, con mucha madera oscura y camareras fornidas capaces de cargar varias jarras de cerveza al mismo tiempo.

El Tegernseer Brauhaus, una cervecería del lago Tegemsee, ofrece un ambiente más moderno, con cómodas mesas en una amplia acera. El lugar perfecto para disfrutar del sol vespertino.

Cada vez que estoy en un sitio nuevo, lo que más me gusta es deambular, perderme sin ningún propósito concreto, conocer ese lugar de una forma diferente a la que recomienda el Lonely Planet. Un día contaba sólo con una hora para hacerlo antes de quedar con mi amigo Jo para tomar unas tapas (era el tercer día y la novedad del codillo de cerdo, las bolas de pan y el chucrut empezaba a dejar de ser una novedad).

En la imagen, una tienda de telas que encontré por casualidad cerca de Marienplatz durante mi paseo a ninguna parte. No fue la única que visité. A otras no fue tanto por casualidad.


Originally published at www.leavingthecity.com on August 18, 2015.

Original version in English by Maki, Translation by Santiago Díaz Bravo

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.