Nuestras vidas: Un diseño de Dios

Salmo 139: 13–1⁴³Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. ..

Dios te ha protegido entre pliegues de blandos tejidos e hizo que tú corazón latiera. Por muchos días, solo El supo que tú existías.Las propias manos de Dios te entretejieron, sus ojos atentos te contemplaron y su sabio consejo ordenó tus días, antes de que tus ojos vieran por primera vez la luz de este mundo. Mucho antes que la ciencia médica ordenara la primera ecografía, Dios te vió cuando te chupabas el pulgar en el vientre de tu madre.Dios conoce el momento exacto en el que nuestro corazón dejará de latir.Si la célula más sencilla de este cuerpo relativamente modesto está hecha de manera tan maravillosa y formidable, ¿puedes, siquiera imaginarte la complejidad y la capacidad que tendrá nuestro cuerpo eterno?Sigamos creyendo que Dios puede hacer grandes cosas con nuestras vidas en este lugar,y sigamos confiando en que Él usará nuestras vidas, para lo cual las diseñó. Mostrar la Gloria de Dios aquí en la tierra.

David Arévalo: Ministerio de Alabanza y Adoración. Iglesia Evangélica Manantial en el desierto Tres Arroyos. Buenos Aires. Argentina. Noviembre 2016.

Like what you read? Give Manantial en el desierto a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.