La psicología de una casa más feliz

Por miles de años las personas han estado preocupadas por la compleja relación que existe entre una persona y su casa, en el mundo Occidental suele olvidarse el impacto que nuestra vivienda puede tener en nuestra felicidad. Hoy desde Reformas10 le hablaremos sobre la psicología de una casa más feliz, ya que hay distintos factores que pueden hacer de una casa un espacio realmente miserable, o un lugar para la felicidad; nosotros como los habitantes del hogar somos los únicos capaces de apoyar una u otra tendencia en nuestro lugar de residencia.

¿Qué hace una casa miserable o infeliz?

Comenzaremos por lo que hace una casa infeliz, para que vea si esta es tu situación y luego le mostraremos cómo podrá cambiarla y mejorar su vida.

Mala iluminación

Nuestro ciclo de sueño está determinado por el cortisol, relacionada con los estímulos, y la melatonina, regula la actividad del cuerpo dependiendo de la luz. La producción de estas hormonas en el cuerpo varía en el curso de un período de 24 horas, en la mañana tenemos altos niveles de cortisona y van bajando a medida que avanza el día; en la noche es el momento de la melatonina, a las 9:00 de la noche se recomienda bajar las luces para comenzar a relajarse, ya que a las 12 de la noche es el pico de esta hormona, luego a las 3 am comienza la reparación psicológica, para comenzar el ciclo de nuevo.

Tener mucha o muy poca luz alterna este ciclo natural, lo que lleva a estrés y problemas de sueño. Una falta crónica de sueño y estrés puede causar muchos problemas de salud, como depresión, dolores de cabeza y un sistema inmunológico débil.

Suciedad y desorden

Algunos indican que las posesiones nos aíslan del mundo exterior, toda la acumulación de bienes se convierte en un mecanismo de aislamiento, como un escudo para protegernos. Una casa que esté llena de cosas puede ser un indicio de depresión, y además puede causar enfermedades porque se ve como una fuente de estrés. Y una cosa lleva a la otra, porque la depresión lleva a la fatiga y a la falta de motivación, entonces los que sufre esto podrían dejar de pensar en la necesidad de limpiar el hogar.

Entonces se convierte en un circulo vicioso, una pila de cosas o un desorden cada vez más grande puede ser abrumador, agravando el problema, llevando a la desesperación.

Al mencionar el desorden, consideramos necesario nombrar la proxémica, que es el estudio del espacio, y de la cantidad de espacio que una persona necesita para estar cómoda. Los estudios de este tipo han demostrado que cuándo una persona se ubica en espacios estrechos sus niveles de estrés aumentan, disminuye la productividad y sube el mal humor. Así como nos molesta cuando una persona se nos acerca mucho en el metro, también nos afecta el desorden, que invada nuestro espacio, esto nos hace sentir incómodos.

Sigue la psicología de una casa más feliz

Hay distintas formas de aplicar la psicología de una casa más feliz, está la psicología del color, que indica que cada color tiene un efecto distinto, algunos son mejores que otros para cada habitación; también está el feng shui, filosofía china con más de 3 mil años, que enseña a balancear la energía en el hogar para promover la salud y la buena fortuna. Y por último está la hipótesis de la biofilia, que dice que por la evolución los humanos prefieren estar rodeados de naturaleza y la ausencia de esta causa estrés.

Características de una casa feliz

  • Fuentes de luces natural, desde ventanales o claraboyas, son la mejor forma de mantener los niveles de energía.
  • Un interruptor con un regulador de intensidad es una buena inversión para cualquier habitación del hogar, porque ayuda a crear o un ambiente relajante o una atmósfera con energía, dependiendo de la necesidad.
  • Airee los cuartos para evitar que el ambiente se torne pesado o poco saludable.
  • Tómese unos minutos para arreglar una habitación desordenada, antes de salir de ella, esto mejorará el humor y disminuirá el estrés que causa el desorden.

Cada habitación

  • En la habitación se recomienda usar el color azul en las paredes, cortinas pesadas que lo mantengan oscuro en las noches, tener plantas de lavanda, colocar los dispositivos electrónicos lejos de la cama o lo ideal sería fuera de la habitación. Igualmente se ve necesario hacer la cama todos los días y eliminar el desorden debajo de esta.
  • En el baño se recomienda tener plantas de áloe vera, usar los tonos tierra en la decoración y las toallas; así como el feng shui recomienda tener una papelera con tapa.
  • En el salón es ideal usar el verde, colocar plantas tipo palmeras porque crecen bien con poca luz; así como usar texturas suaves, estas son ideales para aquellas personas nerviosas o agresivas.
  • En la cocina el amarillo es el color ideal para las paredes, especialmente si toma el desayuno allí, porque se asemeja al sol, además es bueno para la digestión. Las plantas colgantes, tipo araña, son excelentes para esta habitación.

Siga todos estos consejos y seguro tendrá una mejor casa, pero recuerde que un hogar feliz dependerá de la armonía que haya entre sus habitantes, recuerde lo que dijo Buddha:

Una familia es un lugar donde las mentes entran en contacto unos con otros. Si estas mentes se aman mutuamente, la casa será tan hermosa como un jardín de flores. Pero si estas mentes abandonan la armonía mutua es como una tormenta que causa estragos en el jardín.

¿Qué le parecieron estas ideas sobre cómo tener un hogar feliz? Coméntenos su experiencia.

Relacionado


Originally published at www.reformas10.com.