Despedida

De ti, me despido hoy con el mayor de los gustos.

Una despedida es amarga cuando se despide por largo tiempo del ser querido, pero ésta, esta es un adiós, es cerrar una puerta tras de mi para solo avanzar.

No me podía quedar así, en silencio, bien sabes que así no soy.

Tu con tu Paulo Cohelo y libros de caja de supermercado, tus colores oscuros para verte delgado y “con clase y estilo”, tus cartas bajadas de plantillas web, tu risa estrepitosa, tu desprecio por las mujeres en tacones y los hombres sin barba, tu obsesión por saber todo de todos, tu desdén por soñar en pareja, tus listas de pros y contras, y tus ganas de volar sin saber que es, saben que yo no soy así.

Alguna vez, me dijiste que me dejarías intrigado y lleno de dudas sobre el porqué de tu ausencia, hoy te puedo decir con seguridad que cualquier duda que tenía se disipó.

Y puede que estas palabras parezcan sonar cargadas de cólera y melancolía, pero no, no lo están; sinceramente, en este momento sin que estés a mi lado, en mi pensamiento, en mi boca, en mis palabras, en mí, siento una libertad tan grande que puedo gritarle al mundo que te quise pero que dejé de hacerlo, porque ahora te conocí y sé quien eres en realidad, puedo dejar de callar lo que pienso, corregir con gusto tu mala ortografía y sugerirte uno que otro libro.

Podría hacerlo, pero no lo haré.

No lo haré porque ya no lo necesito y tu tampoco, porque ya no eres nadie, eres apenas un recuerdo que lentamente extingue lo bueno y deja atrás esa estela amarga de tu compañía.

Hoy yo me despido, y no como quieres, como amigos, porque amigos ya tengo y tu lo que fuiste fue mi amante y compañía, no un hombre más al que quise como amigo. No busques ser lo que no eres, no busques ser alguien en mi vida, no busques vivir en mi mente y no busques ser un compañero de vuelo.

Lo fuiste, ya no lo eres, pereció ante el lento e imperceptible paso del tiempo, así como ahora perece mi recuerdo de ti, o por lo menos de aquel que quise y me soy cuenta que sólo fue una idea.

Esa, que hoy no eres tu, fue sólo mi idea

Like what you read? Give Esteban Bello a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.